La evolución de los peces a animales de cuatro extremidades fue uno de los eventos más significativos en la historia de la vida

Un antiguo fósil del pez Elpistostege, encontrado en Canadá, ha revelado nuevas pistas de cómo evolucionó la mano humana a partir de las aletas de pescado, según publica un equipo internacional de paleontólogos en la revista 'Nature'.

Investigadores, de la Universidad de Flinders (Australia) y de la Universidad de Quebec en Rimouski (Canadá) revelan que este espécimen de pez ofrece el eslabón evolutivo perdido en la transición de peces a animales de cuatro extremidades, cuando los peces comenzaron a desplazarse a hábitats como las aguas poco profundas y la tierra hace millones de años.

El fósil de este pez, que medía 1,57 metros de longitud, muestra el esqueleto completo del brazo (aleta pectoral) por primera vez en cualquier pez prehistórico. Usando tomografías computarizadas de alta energía, el esqueleto de la aleta pectoral reveló la presencia de un húmero (brazo), radio y cúbito (antebrazo), filas de carpo (muñeca) y falanges organizadas en dígitos (dedos).

Antes de que los peces salieran del agua

"Hoy anunciamos nuestro descubrimiento de un espécimen completo de un pez similar a un tetrápodo, llamado Elpistostege, que revela una extraordinaria nueva información sobre la evolución de la mano de los vertebrados", señala John Long, profesor de Paleontología de la Universidad de Flinders en declaraciones recogidas por Phys.org. "Este hallazgo hace retroceder el origen de los dígitos en los vertebrados hasta el nivel de los peces, y nos dice que el patrón de la mano de los vertebrados se desarrolló por primera vez en la evolución profunda, justo antes de que los peces salieran del agua".
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
La evolución de los peces a animales de cuatro extremidades, vertebrados a los que pertenecen los humanos, fue uno de los eventos más significativos en la historia de la vida. Los vertebrados pudieron abandonar el agua y conquistar la tierra. Para completar esta transición, uno de los cambios más significativos fue la evolución de manos y pies.

"El Elpistostege no es necesariamente nuestro antepasado, pero es lo más cercano a un paso intermedio entre peces y tetrápodos"

"El origen de los dedos se relaciona con el desarrollo de la capacidad de los peces para soportar su peso en aguas poco profundas o para viajes cortos en tierra. El mayor número de huesos pequeños en la aleta permite más planos de flexibilidad para extender su peso a través de la aleta", explica Richard Cloutier, de la Universidad de Quebec. La otra peculiaridad que el estudio ha revelado, con respecto a la estructura del hueso del brazo superior o el húmero, es que también muestra características presentes que se comparten con los primeros anfibios. Según Cloutier, "el Elpistostege no es necesariamente nuestro antepasado, pero es lo más cercano que podemos llegar a un verdadero 'fósil de transición', un intermedio entre peces y tetrápodos".

El Elpistostege fue uno de los depredadores marinos más grandes de su época, hace unos 380 millones de años, y tenía colmillos poderosos y afilados en la boca que le permitían devorar a los peces de su entorno.

elconfidencial.com / 19 marzo 2020

Encontrado el eslabón perdido en la evolución de la mano humana