Todos, en algún momento de nuestra vida nos hemos enamorado. Y aunque este proceso es muy difícil de explicar desde un punto de vista científico, parece que los científicos han logrado descubrir el origen del amor en el cerebro, o al menos qué pasa dentro de él cuando alguien elige una pareja.


...Ojocientífico.com 21/10/13

Cómo funciona el cerebro en relaciones a largo plazo

El cerebro de una persona que está en una relación a largo plazo –es decir, que está enamorada– funciona a tres niveles: atracción sexual, atracción romántica y vinculación emocional. Cada uno es responsable de uno de los tres tipos de amor que se sienten por una persona cuando la elegimos para que sea nuestra pareja.

Estos sentimientos son regulados mediante diferentes químicos que produce el cerebro, una especie de cóctel que permite que prevalezcan las relaciones a largo plazo. Si bien al tener una relación monógama podemos tener las tres zonas, lo cierto es que esto no suele suceder, y por esa misma razón podemos estar enamorados de una persona pero mantener relaciones sexuales con otra, sentir cosas diferentes por varias personas. A esta teoría se la conoce como la de los tres cerebros.

Según esta teoría los seres humanos hemos construido un cerebro que funciona a tres niveles diferentes, existiendo la posibilidad de diversas atracciones y la dificultad de encontrar una persona que reúna las tres.

Las fases del amor

El amor tiene cuatro fases que suceden en relación a reacciones químicas específicas en el cerebro. Estas son:

1. Atracción

Está asociada a la vista, y el hecho de que una persona nos resulte atractiva tiene un efecto poderoso en el cerebro, generando fenil etilamina o FEA, una sustancia similar a la anfetamina que estimula al cerebro y genera más actividad física y emocional. También se genera dopamina, que hace que sintamos ganas de estar más cerca de esa persona y conectados íntimamente. La atracción es tan importante que puede conducir a relaciones duraderas.

2. Enamoramiento

Se asocia a menudo con el hecho de estar drogado, justificado por la alta producción de dopamina. Cuando estamos enamorados, al producirse la FEA, también se aumenta la velocidad en que la información corre entre las neuronas. De esta forma, los niveles de dopamina son muy altos, dejándonos con una sensación de felicidad enorme, llegando a las zonas del cerebro relacionadas con la recompensa.

3. Compromiso

Este sentimiento viene desde nuestros ancestros como forma para procrear. Aunque no lo creas, gran parte de nuestro cerebro está directamente asociado con la reproducción. En la época en que vivíamos poco, necesitábamos tener al menos dos hijos para generar un reemplazo generacional. Los hombres por eso están predispuestos a estar con varias mujeres, las mujeres deben cuidar de los niños y seleccionar al hombre que mejor los mantenga.

Todo esto ha ido evolucionando con el paso de los años, y es lo que nosotros comúnmente llamamos amor. El químico que se produce en el cerebro es el mismo en hombres y mujeres, pero tiene diferentes efectos según el sexo. En los hombres, los altos niveles de testosterona hacen que quiera estar unido a una mujer; mientras que en la mujer está relacionado con la oxitocina y la vasopresina, que refuerzan los lazos entre dos personas.

4. Desprendimiento

Lo cierto es que no todas las parejas duran para toda la vida. En ese momento, el cerebro debe recuperarse, desinteresarse por la persona y prepararse para una nueva conquista. Se produce una baja actividad en la parte límbica y también bajos niveles de serotonina. También suele ocurrir un déficit de endorfinas.


Lo cierto es que, si bien podemos ser atraídos por varias personas, el amor como tal necesita que se produzcan varios factores a diferentes niveles en el cerebro. ¿Crees que el amor es un hecho simplemente biológico o hay algo más relacionado? ¿Te parece necesaria una explicación científica del amor para comprenderlo mejor?