Representación de la zona habitable de una estrella.

En nuestra galaxia hay al menos 100.000 millones de estrellas, aunque los cálculos más optimistas señalan la existencia de unas 400.000 millones, y las posibilidades de que existan planetas en torno a estas estrellas es muy elevada.

Ahora, un equipo de investigadores señala que en la Vía Láctea podrían esconderse cientos de miles de millones de planetas similares a la Tierra, mundos que, como el nuestro, podrían albergar vida en su superficie.

Este nuevo trabajo, dirigido por el estudiante de doctorado Tim Bovaird y Charley Lineweaver Profesor Asociado de la Universidad Nacional de Australia (ANU), aplico una idea con ya más de 200 años a los miles de exoplanetas descubiertos por el telescopio espacial Kepler.

En sus cálculos comprobaron que una estrella “estándar” tiene al menos dos planetas en la llamada “Zona de ricitos de oro”, la región del sistema estelar donde puede existir agua en estado liquido en la superficie de un planeta rocoso, un elemento crucial para la vida tal y como la conocemos.

“Los ingredientes para la vida son abundantes, y ahora sabemos que los entornos habitables son abundantes”, comento Lineweaver “Sin embargo, el Universo no está lleno de alienígenas con una inteligencia similar a la humana que puedan construir radiotelescopios y naves espaciales. De lo contrario los hubiéramos visto o escuchado”.

“Podría ser que exista algún otro cuello de botella para el surgimiento de la vida que no hemos resuelto aún. O que las civilizaciones inteligentes evolucionen, pero luego se autodestruyan.”

Pero uno de los problemas que tenemos con los mundos descubiertos por el Kepler es que la mayoría de ellos se encuentran demasiado cerca de sus estrellas como para permitir la presencia de agua líquida en la superficie, incluso el método de detección de transito planetario utilizado por este observatorio favorece el descubrimiento de aquellos mundos en orbitas cercanas a sus estrellas, se necesita al menos observar tres tránsitos para confirmar la presencia de un planeta, y eso implica que deberíamos estar mirando durante más de tres años seguidos a una estrella similar al Sol para localizar un mundo con una órbita parecía a la de la Tierra.

“Utilizamos la relación de Titius-Bode y datos de Kepler para predecir las posiciones de los planetas que Kepler no es capaz de ver” agrego el profesor Lineweaver.


espacioprofundo.es 05/02/15

En la galaxia podrían existir cientos de miles de planetas potencialmente habitables | Espacio Profundo