La verdad es que ahora las nuevas tecnologías permiten aplicar mil y un colores en los modernos materiales con los que se confeccionan los balones, el color predominante es el blanco. Pero antaño los duros balones de cuero eran marrones. ¿Cuándo se produjo la transición? ¿Desde cuándo se empezó a usar el balón blanco y por qué?

..

Como os decía, los balones del fútbol en sus orígenes eran marrones, del color original del cuero. El problema es que a veces, en los campos embarrados, la visibilidad de la pelota era escasa.

Por este motivo, en 1927, un ciudadano llamado E. L. Roberts escribió una carta a la revista Athletic News proponiendo el uso de balones blancos en los partidos, aduciendo que sería más visible y la espectacularidad de los partidos. El editor de la revista Ivan Sharpe, que era exfutbolista, se sintió atraído por la propuesta de su lector y escribió un editorial mostrándose favorable al cambio y proponiendo una prueba.

La carta y el editorial los leyó Herbert Chapman, considerado el principal innovador de la historia del fútbol. Chapman decidió poner a prueba el balón blanco con su Arsenal. A los espectadores les convenció, pero no así a los jugadores, que consideraban que el balón era más difícil de comprobar. Tened en cuenta que la solución fue aplicar directamente pintura blanca sobre el cuero. Chapman admitió que el experimento no fue lo suficientemente exitoso como para adoptar de maner definitiva el balón blanco. Pero décadas después, la cosa cambiaría.

En 1949, el estadio londinense de White Hart Lane acogió un amistoso entre Inglaterra e Italia que era televisado. Al anochecer, el tradicional balón de cuero marrón empezó a no ser visible y el presidente de la FIFA, el inglés sir Stanley Rous, impuso que la segunda parte se jugara con un balón blanco (ignoro de dónde lo sacaron).

Con este antecedente, en 1951 en los partidos de la liga inglesa empezó a aplicarse esta norma: los partidos empezaban con balón marrón y se acababan con balón blanco. Pronto se empezó a notar con con las modernas iluminaciones artificiales y, sobre todo con los terrenos de juego en mal estado o embarrados, el balón blanco era mucho más visible. Además, técnicamente se habían solucionado los problemas de antaño y eran más fáciles de controlar. Al cuero del balón se le sometía a un diferente proceso de curado, se añadía una capa de pintura blanca y luego se recubría con una capa de celulosa. Era el inicio del balón moderno.

En 1953, la FA dictaminó que los partidos debían de jugarse con balón blanco desde el inicio o sólo usarse el marrón (es decir, nada de cambios en el descanso), siendo el árbitro quien debía elegir. La presión de los aficionados, que veían mejor la pelota si ésta era blanca, fue crucial para su adopción definitiva. En 1958, el Mundial de Suecia se disputó con balón blanco.

20minutos.es / Edu Casado 25 de enero de 2019

Elementos para la historia. El balón blanco