Muyinteresante.es 01/08/13

Cientos de bosquimanos de Ranyane, en Botsuana, amenazados con ser expulsados de su tierra, han logrado una victoria judicial en su lucha por permanecer en ella. Desde que la organización estadounidense Conservation International (CI) propuso crear un corredor de vida salvaje entre la reserva de caza del Kalahari Central y el parque transfronterizo de Kgalagadi, las autoridades han presionado a este pueblo de cazadores-recolectores, también llamados sanes, para que emigren. La realidad es que los bosquimanos no suponen ninguna amenaza para la fauna, con la que siempre han coexistido de forma sostenible.

Sin embargo, el pasado mayo, el gobierno local comunicó a los sanes que serían expulsados en cuatro días, y envió camiones y policías al asentamiento de Ranyane para intimidarlos. Pero los bosquimanos llevaron el caso a juicio y lo ganaron, al menos por ahora. Según la sentencia, ningún enviado del Gobierno puede entrar en sus poblados sin permiso, su pozo de agua no puede ser desmantelado y no pueden ser reubicados a la fuerza.