El «Skinsuit» aprieta el cuerpo de los hombros a los pies con una fuerza similar a la que se siente en la Tierra

Uno de los efectos de viajar al espacio es que uno regresa siendo más alto. Aunque parezca increíble, se han registrado casos de astronautas que han crecido hasta 7 cmtras una misión. El motivo es que sin la gravedad que comprime los huesos, la columna se alarga y los músculos y nervios se estiran. Puede parecer una ventaja, especialmente si no se presume de altura, pero lo cierto es que supone un auténtico problema de salud. Este crecimiento repentino causa dolores de espalda e incluso puede provocar graves lesiones con el tiempo. Una vez en la Tierra, los astronautas están obligados a ejercitarse, ya que tienen cuatro veces más posibilidades de sufrir una hernia discal.

Para evitar estos problemas, la Oficina de Medicina Espacial del Centro Europeo de Astronautas de la Agencia Espacial Europea (ESA), con la ayuda del Kings College y el University College en Londres y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (EE.UU.), ha desarrollado un traje muy ajustado, denominado «Skinsuit». El mono tiene un tejido bidireccional especialmente diseñado para contrarrestar la falta de gravedad, apretando el cuerpo de los hombros a los pies con una fuerza similar a la que se siente en la Tierra. Los prototipos actuales están hechos de spandex, aunque los investigadores estudian nuevos materiales.

En el espacio en 2015

Según sus creadores, el mayor reto era conseguir que el traje encajara correctamente, que fuera ajustado al cuerpo pero cómodo de llevar, al tiempo que ejerciera la cantidad adecuada de fuerza en los lugares correctos. Según la ESA, por el momento, las pruebas en la Tierra han sido muy prometedoras. Los estudiantes del King College lo han llevado durante unas horas sin problemas importantes. Sin embargo, se requieren más estudios sobre los nuevos prototipos. El astronauta de la ESA Andreas Mogensen será el primero en usarlo en el espacio durante su misión en la Estación Espacial Internacional (ISS) en 2015.

El Skinsuit también podría ser útil en la Tierra. Si la tecnología demuestra ser eficaz en el espacio, podría ayudar a las personas mayores o con problemas de espalda, y mejorar las prendas de soporte que se utilizan en enfermedades como la parálisis cerebral.


Abc.es 22/03/2014