La marca Hispano-Suiza ha vuelto con un deportivo eléctrico español de más de 1.000 caballos y estilo clásico inspirado en coches míticos.


Puede que el nombre Hispano-Suiza no le suene a nadie hoy en día, pero durante décadas fue una de las referencias de la automotriz en España. Fundada a principios de siglo, la compañía no sólo produjo coches, sino que se especializó en la fabricación de motores de gasolina, algo que la salvó de la ruina durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, las consecuencias de la Guerra Civil primero, y la Segunda Guerra Mundial después, terminaron con Hispano-Suiza, de cuyas cenizas nació Seat.

Desde entonces, la marca Hispano-Suiza ha cambiado de manos, hasta el punto de que en estos momentos no está claro quién es su propietario; más curioso aún es que ahora mismo hay dos Hispano-Suiza independientes, dos compañías que afirman ser la “verdadera” y que están presentando coches. Una (Hispano Suiza Automobilmanufaktur AG) está basada en Suiza, y recientemente presentó un deportivo moderno con motor Lamborguini.

Hispano-Suiza vuelve con un deportivo eléctrico español

Pero la que realmente nos interesa es la española, La Hispano-Suiza Fábrica de Automóviles SA, porque es la que realmente está recuperando el estilo de los primeros coches de la marca, pero con la innovación de las nuevas tecnologías como los motores eléctricos. En el Salón de Ginebra 2019, es la marca española la que se está ganando la atención de la prensa mundial, gracias a la presentación del Carmen.

Que el Hispano-Suiza Carmen es un coche especial es evidente sólo con verlo. El diseño exterior está claramente influenciado por los coches de la primera mitad del siglo XX; y específicamente, recuerda poderosamente al H6C Dubonnet Xenia. Muchas de las líneas de diseño de aquel modelo se han traspasado a este, incluyendo detalles muy curiosos como la rueda trasera tapada y el diseño de la zaga. Esto se hizo por motivos de aerodinámica, para evitar que el aire movido por la rueda trasera provocase una pérdida de estabilidad. De la misma manera, el coche termina en punta para que sea capaz de atravesar mejor el aire.

Estilo retro pero tecnología punta

No está claro si realmente la versión final del Carmen tendrá la rueda tapada, pero como mínimo es un buen guiño, de esas cosas que sirven para presumir. Porque el Carmen es precisamente un coche para presumir; estamos ante un auténtico superdeportivo de dos plazas, que se enfrentará a lo mejorcito del mercado. Para ello, en vez de apostar por un motor de combustión, el Carmen cuenta con baterías y motores eléctricos.

Hablamos de una potencia de nada menos que 1005 caballos; aunque el peso del vehículo es bastante elevado para lo que estamos acostumbrados en este sector: casi 1.700 kg. Es por eso que la aceleración de 0 a 100 se consigue en algo menos de tres segundos; sí, tres segundos es lento para lo que hemos visto en este Salón de Ginebra, pero algo nos dice que no lo notaremos.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

El Hispano-Suiza Carmen será un modelo muy exclusivo: sólo se fabricarán 19 unidades entre finales de 2019 y el 2021. Se espera un precio de millón y medio de euros, y puede hacer que, un siglo después, el nombre Hispano-Suiza vuelva a ser protagonista entre la afición al motor.

omicrono.com / Adrián Raya, 06/03/2019

El superdeportivo eléctrico español que mezcla estilo clásico con más de 1.000 caballos