Los sudokus son uno de los pasatiempos más populares entre los aficionados a los rompecabezas.

Todos hemos resuelto uno en algún momento, ya sea de forma esporádica, en la sala de espera del dentista, o casi profesional, después de comprar libros y libros de este adictivo juego.

Los hay de muchas dificultades, desde los diseñados para principiantes, hasta los más complicados, que nos hacen estrujarnos las neuronas durante horas hasta conseguir su resolución. ¿Pero sabéis cuál es el sudoku más difícil del mundo? Desde luego este título es bastante ambiguo y subjetivo, como si intentáramos decidir cuál es la suma más difícil del mundo, pero lo cierto es que, en lo que a sudokus se refiere, hace tiempo que está establecido. Su autor es el finlandés Arto Inkala, y por lo que se ve le gusta ponernos las cosas difíciles a los aficionados a los pasatiempos matemáticos, pues éste no es el único quebradero de cabeza fruto de su creación.

¿Qué es un sudoku?

Puede que entre nuestros lectores haya algún rezagado que aún no sepa lo que es un sodoku y, como nosotros pensamos en todo el mundo, empezaremos por un breve repaso sobre el funcionamiento de este juego.

Se trata de una cuadrícula formada por nueve casillas grandes, que a su vez se dividen en otras nueve cada una. Dentro de los cuadritos resultantes se encuentran algunos números, mientras que otras, que están en blanco, tendrán que ser rellenadas por el jugador con una cifra del 1 al 9, de modo que ninguna de ellas se repita ni en la misma fila, ni en la misma columna, ni en la misma cuadrícula.

No es necesario haber estudiado matemáticas para jugar y, de hecho, en la mayoría de casos basta con tener mucha paciencia e ir eliminando posibilidades, pero a veces sí que hace falta bastante destreza para resolverlos, como ocurre con el sudoku más difícil del mundo, del que vamos a hablar hoy.

El sudoku más difícil del mundo, ¿te atreves a resolverlo?


Ahí lo tenéis. A simple vista parece fácil, ¿verdad?

Propuesto por el matemático Arto Inkala en 2012, este sudoku, bautizado como Al escargot, ha sido considerado tanto por su creador como por todos los que han tratado de resolverlo como el más difícil del mundo, hasta el punto de obtener una calificación de once estrellas en una escala de dificultad establecida del uno al cinco.

Sea como sea, no es como los problemas matemáticos de los que os hemos hablado en algunas ocasiones, que pasan años y años sin resolver, llegando a ofrecerse premios increíbles a quién lo consiga; pues, en realidad, con algunos conocimientos de matemáticas, mucha calma o las dos cosas se puede llegar a resolver.

¿Os animáis a intentarlo? Avisamos que es adictivo, así que posiblemente queráis hacer otro cuando lo consigáis. Y como la adicción a los números y las matemáticas no es mala para la salud, el propio autor del sudoku deja en su página otros tantos rompecabezas de dificultad similar, para cuando “os entre el mono”.

Imagen: gizmodo

omicrono.com / Azucena Martin 3 septiembre 2016

Conoce el sudoku más difícil del mundo