¿Cuál es el lugar más inaccesible del planeta Tierra?

A veces, cuando hacemos senderismo, nos creemos que el lugar más inaccesible es esa escarpada subida cuyo ascenso se nos hace tan complicado, pero lo cierto es que se trata de algo mucho más remoto, cuyo cálculo exacto ha requerido el uso de tecnología muy avanzada.

Se trata del punto Nemo, un lugar en mitad del Océano Pacífico que se considera el punto más alejado de cualquier masa terrestre. Una región inhóspita, sin apenas biodiversidad, que aún así ha sido aprovechada para los seres humanos para una aplicación de lo más curiosa: vertedero de las agencias espaciales europea, rusa y japonesa.

El descubrimiento del curioso punto Nemo


Bautizado en honor al capitán del submarino protagonista de la famosa novela de Julio Verne, el punto Nemo fue calculado en 1.992 por el ingeniero Hrvoje Lukatela, que lo calculó con ayuda de una herramienta computacional que calculaba el punto más lejano de cualquier masa de tierra, teniendo en cuenta la forma elipsoide de la Tierra.

Concretamente, equidista 1.600 kilómetros de tres puntos terrestres situados en las islas Maher, Motu Nui (en la isla de Pascua) y Ducie; por lo que su acceso resulta bastante complicado para los seres humanos.

El punto Nemo, un curioso vertedero espacial

Un dato curioso, es que este punto se encuentre a menos distancia de la Estación Espacial Internacional, que orbita a 436 kilómetros de distancia, que de la masa terrestre habitada más cercana. Como consecuencia, desde el espacio se puede ver claramente lo inhóspito de este lugar, en el que apenas se encuentra actividad de ningún tipo, por lo que varias agencias especiales, cuyos miembros habían podido verlo en primera persona, decidieron que se trataba de un lugar perfecto para depositar su basura espacial.

Lamentablemente, éste no es el único vertedero del Pacífico, pues en el lado opuesto se encuentra la isla de basura, ese cúmulo de plásticos y otros desechos del que ya os hablamos hace poco en otro artículo.

¿Vive Cthulhu en el fondo del Punto Nemo?


Un lugar recóndito en mitad del mar, alejado de la civilización y plagado de chatarra procedente del espacio, sin duda es el escenario perfecto para inventar historia sobre monstruos marinos y si, para colmo, resulta que el país imaginario en el que Lovecraft situó a Cthulhu se encuentra a muy poca distancia, el fuego no hace más que avivarse.

Además, en el año 1.997 unos oceanógrafos grabaron un enorme ruido procedente del Punto Nemo que podría haber sido cualquier cosa, pero lo más morboso fue imaginar que se trataba de una criatura marina monstruosa, por lo que las leyendas siguieron creciendo…. O al menos lo hicieron hasta que se demostró que el ruido no era más que el sonido del hielo fracturándose.

Vale, parece que no hay monstruos, ¿pero qué pasa con los animales mundanos? Pues de esos tampoco parece haber muchos, pues en esa zona hay una corriente giratoria, similar a la que originó la Isla de Basura, que hace que el ambiente no sea el idóneo para la presencia una vida que tampoco tendría mucho de qué alimentarse, al estar muy lejos las zonas en las que podría originarse materia orgánica.

Eso sí, bacterias extremófilas parece ser que sí hay muchas; pues, como hemos visto tantas veces, las hay preparadas para vivir en casi cualquier ambiente.

¿A que ahora esa cuestecita del senderismo no os parece para tanto?

omicrono.com / Azucena Martin 31/10/2016

El Punto Nemo, el inaccesible vertedero espacial ubicado en la Tierra