Alemania ha estrenado su primer tren de hidrógeno, un novedoso tren eléctrico de dos coches alimentado por una pila de hidrógeno.

Los vehículos propulsados por pilas de hidrógeno no son nuevos, pero su uso tampoco está extendido; de hecho, en España no se vende ningún “coche de hidrógeno”. Pero eso no quiere decir que no existan estos tipos de vehículo. De hecho, Alemania acaba de estrenar su primer tren de hidrógeno ¿Por qué usar un tren de hidrógeno y no un tren eléctrico? La respuesta está en el dinero.

El tren, compuesto por dos coches propulsados por motores eléctricos (que sacan su energía de la pila de combustible), recorre la línea Eisenbahnen-Verkehrsbetriebe Elbe-Weser; se trata del Alstom Coradia iLint, un modelo de una compañía francesa dedicada a la fabricación de trenes y barcos.

Pero, ¿por qué es más barato los trenes de hidrógeno (que no dejan de llevar combustible, al fin y al cabo, además de que se pierde energía), que los trenes completamente eléctricos? Estos últimos necesitan usar energía proveniente de una red; y sin la red, sería imposible que se movieran.


Alstom / René Frampe

Y la clave está ahí: electrificar toda la red de trenes es increíblemente caro, por lo que se recurre a los trenes de pilas de hidrógeno, capaces de almacenar grandes cantidades de energía a un bajo coste. No solo abaratas costes, pues eliminas los combustibles fósiles de la ecuación, sino que además no se generan gases contaminantes a la atmósfera, como sí ocurre con el diésel (de hecho, este tipo de vehículos no solo son muy contaminantes con otros motores más modernos, sino que generan gases en grandes cantidades dado su flujo de trabajo).

Trenes de hidrógeno (eléctricos) como solución a las líneas sin electrificar

De hecho, muchos de los trenes alemanes tienen cerca de 30 años, y usan motores diésel altamente perjudiciales para la salud pública y para el planeta. En España podemos decir que tenemos una red de trenes muy puntera, pero no es así en toda la Unión Europea, donde aún hay muchas vías que no están electrificadas, sobre todo las rurales. Y estas líneas aún dependen del diésel. En realidad, si, la pila de hidrógeno, solución que está aplicando nuestro país vecino.

En total, Alemania tendrá una flota de 16 trenes Alstom Coradia iLint, lo que le ha costado 81 millones de euros. Puede llevar hasta 300 pasajeros (aunque solo tiene 150 asientos) y viajar a una velocidad máxima de 140 kilómetros por hora.

Estos trenes tienen motores eléctricos, por lo que técnicamente lo son, pero la energía no la obtienen de una batería de litio convencional, sino de una de hidrógeno. Y para recargarla, no tenemos que introducir electrones, como en las que usamos todos los días, sino hidrógeno, mediante una manguera.

Luego, mediante procesos químicos, al juntar el hidrógeno con oxígeno se genera un flujo de electrones, que es básicamente la definición de electricidad. La energía sobrante se almacena en baterías de litio convencionales, claro.

Por ahora, se repostará mediante estaciones móviles, que permitirán inyectar a los trenes hidrógeno suficiente como para recorrer 1000 kilómetros; para 2021, se sustituirá esta red de “hidrolerías” móviles por unas fijas.

omicrono.com / Elías Rodríguez García, 22/09/2018

El primer tren de hidrógeno, en funcionamiento