Este ternero recién nacido es separado de su madre nada más nacer.
Ni siquiera le dejan tomar leche de su madre ya que ella está “programada”
única y exclusivamente para producir leche y venderla.

Cuando el hombre mete al ternero en una furgoneta y se lo lleva ante la atenta mirada de su madre,
la cara del ternero lo dice todo mientras observa como su madre persigue la furgoneta.
Un resumen de la dura realidad que ocurre cada día y que han querido llamar: “el precio de la leche“.

No criminalizamos el consumo de leche, pero el vídeo nos ha creado una gran tristeza después de verlo.