Actualmente no hay un consenso claro acerca de si tomar comida picante influye notablemente en nuestro estado de salud o no. Por tanto, lo más recomendable es incorporarlo de manera moderada a la alimentación y en caso de tener algún síntoma indeseado consultar con el médico.

Abc.es 30/01/14