Aboga por cuidar nuestro mundo, porque el resto de planetas posiblemente habitables están demasiado lejos para los humanos


Michel Mayor

"No vamos a migrar a ningún exoplaneta". Así de tajante se ha mostrado Michel Mayor, el astrofísico premio Nobel de Física este año. Esa es su respuesta a los que defienden que cuando destruyamos nuestro planeta podremos viajar a cualquier otro para colonizarlo.

Mayor, que compartió el Nobel de Física junto a Didier Queloz por descubrir el primer planeta que orbita una estrella similar al Sol fuera de nuestro Sistema Solar, ha decidido quitar las esperanzas a aquellos que piensan que si la vida deja de ser posible en la Tierra, se puede ir a habitar cualquier otro planeta.

"Si estamos hablando de exoplanetas, las cosas deben quedar claras: no vamos a migrar allí", ha declarado a la Agencia France-Presse (AFP). Todos los exoplanetas (planetas fuera de nuestro Sistema Solar) conocidos están demasiado lejos para viajar factiblemente. "Incluso en el caso muy optimista de un planeta habitable que no esté demasiado lejos, digamos unas pocas docenas de años luz, que no es mucho, el tiempo necesario para llegar allí es notable", agregó. Y es que los planetas conocidos en nuestro Sistema Solar no son susceptibles, con los conocimientos actuales, de albergar vida humana.

"¿A Jupiter? Dentro de siglos"

Desde su descubrimiento de 51 Pegasi b, en octubre de 1995, se han localizado más de 4.000 exoplanetas en la Vía Láctea, pero, aparentemente, ninguno de ellos puede ser alcanzado de manera factible. Es por eso que Mayor hace un llamamiento para que nos olvidemos de conquistar nuevos mundos y nos centremos en salvar el nuestro: "Debemos cuidar de nuestro planeta, es muy hermoso y todavía absolutamente habitable".

"La física necesaria para llegar a las estrellas, si existe, no la conocemos"

Stephen Kane, profesor de Astrofísica Planetaria en la Universidad de California en Riverside (Estados Unidos), está de acuerdo con Mayor. En declaraciones a Live Science señala que "la triste realidad es que, en este punto de la historia de la humanidad, todas las estrellas están efectivamente a una distancia infinita".

Según Kane, "trabajamos muy duro como especie para llegar a la luna de la Tierra". Podríamos ser capaces de enviar a la gente a Marte en los próximos 50 años, pero "me sorprendería mucho que la humanidad llegara a la órbita de Júpiter en los próximos siglos", indica.

Fuera de nuestro alcance

Dado que la distancia a la estrella más cercana fuera de nuestro Sistema Solar es aproximadamente 70.000 veces mayor que la distancia a Júpiter, "todas las estrellas están efectivamente fuera de nuestro alcance".

"La física necesaria para llegar a las estrellas, si existe, no la conocemos y requeriría un cambio fundamental en nuestra comprensión de la relación entre la masa, la aceleración y la energía. Así que ahí es donde estamos, firmemente en la Tierra, y es poco probable que cambie por mucho, mucho tiempo", concluye Kane.

elconfidencial.com / 16 octubre 2019

El Nobel de Física lo tiene claro: no es posible migrar a otro planeta