Uno de los lugares del mundo más misteriosos es Stonehenge, que ha dado lugar a varias teorías. Suena muy extraño que esas enormes piedras fueran transportadas hasta allí, sin ningún fin práctico. La nueva información viene de Mike Pitts, el único arqueólogo en haber hecho excavaciones en el sitio.

Pitts descubrió que dos de las piedras más grandes e importantes del lugar, la piedra 16 y la 96, ya estaban allí cuando llegaron los humanos. Además, no fueron moldeadas de ninguna forma. Si se miran alineadas, marcan la línea del horizonte cuando sale el Sol en el solsticio de verano y cuando se pone durante el invierno.


¿Qué significa este descubrimiento?

El hecho de que estas dos piedras estuvieran allí significa que ese sitio podría ser importante como marca de los solsticios. Quizás por eso las personas antiguas decidieron tomar el lugar para construir y mover el resto de las rocas. Debido a su significado, podría ser un buen lugar para establecer un altar.


Pero al mismo tiempo la piedra 96 quizás estaba en un lugar un poco diferente. Cerca de ella hay un enorme agujero de seis metros que quizás pudo contenerla. Si es así, significa que la teoría de que todas las piedras vienen de un lugar más lejano en realidad no es cierta. Lo mismo sucede con la piedra 16.

Todo esto indica que estas piedras de Stonehenge podrían encontrarse en el lugar incluso antes de que llegaran las personas. Con análisis e investigaciones futuras, el equipo podría encontrar más información al respecto. Hay también otro tipo de teorías, como la de extraterrestres llegando a colocarlas allí, pero no parecen tener lugar dentro del mundo científico.

vix.com / Katia Silveira

El misterio de Stonehenge suma un nuevo capítulo: ya existía antes de los humanos, ¿cómo?