La superficie de la Luna no es solamente polvo gris, sino que su forma capturó la atención de los astrónomos desde siempre. Estos llamados remolinos lunares no tenían, hasta ahora, una explicación exacta para su existencia, aunque se cree que están ligados a campos magnéticos localizados. Dos científicos y profesores de las Universidades de Rutgers y Berkeley publicaron un estudio en la revista Journal of Geophysical Research donde explican el origen de estas figuras en la Luna.

Los remolinos lunares y el magnetismo


(Reiner Gamma, el remolino lunar más conocido)

Las formas en la superficie lunar son causadas, como explican en la investigación, por tubos subterráneos de lava. La actividad volcánica previa de nuestro satélite es clave en la formación de estos remolinos. Así dan una idea de lo encontrado en el estudio:

«Aquí usamos esta escala con información del largo, junto con estimativos de la fuerza de los campos magnéticos, para obtener nuevas restricciones de las rocas magnetizadas que yacen debajo, mostrando que deben ser poco profundas y fuertemente magnetizadas. Estos resultados nos ayudan a entender mejor el origen de estas rocas magnetizadas y la historia del magnetismo en la luna de forma más genera»

En particular, sugerimos que estas rocas fueron probablemente inyectadas en la corteza en forma de diques o canales en la zona cercana a la superficie de lava corriendo y que se enfrió lentamente, llevando al realzamiento del contenido en metal y permitiendo a las rocas capturar un registro estable del campo magnético global antiguo de la Luna.

Las propiedades magnéticas de ellos no es un asunto nuevo, sino que viene desde los años 70 cuando las misiones Apolo 15 y 16 lograron rastrear los campos magnéticos y hacer un mapa. Es una característica clave para entender cómo se configura el suelo lunar. Probablemente los patrones oscuros y brillantes tengan que ver con la desviación de las partículas de los vientos solares por estos campos magnéticos, haciendo que la superficie de la Luna se desgaste más lentamente.

De acuerdo a lo encontrado, cada remolino debería estar situado encima de un objeto magnético. El mapeo muestra que son tubos de lava de erupciones antiguas, lo que implica la pregunta sobre cómo pueden lograr ser tan magnéticos. Por suerte la respuesta está ligada a una característica de la Luna en sí misma.

Así se magnetizaron las rocas antiguas

Cuando las rocas lunares se calentaron a más de 600 grados liberaron hierro, el cual se magnetiza en dirección del campo magnético más fuerte. Es algo que sucedió durante las explosiones volcánicas hace más de 3 mil millones de años, pero no podría suceder hoy en día porque no hay un campo magnético global. Por otro lado, tampoco sucedería en la Tierra porque hay demasiado oxígeno.

Esto implica también que el campo magnético antiguo de la Luna duró mucho más tiempo del que se creía, entre 1 y 2,5 mil millones de años. Es un gran descubrimiento por parte de estos científicos de la Universidad de Rutgers y la Universidad de California en Berkeley. Ahora solo falta realizaron misiones espaciales que puedan estudiar mejor el suelo lunar y su composición.

vix.com / Katia Silveira, septiembre 2018

El misterio de los remolinos lunares es finalmente revelado: entiende qué son