Resultados 1 al 1 de 1
  1. #1

    Querer es poder
    Avatar de valalca
    Fecha de ingreso
    09 Jul, 12
    Género
    Mensajes
    13,339
    Gracias
    4,511
    Menciones
    3 Post(s)
    Citas
    48 Post(s)

    Predeterminado El hostil entorno de las enanas rojas impediría la aparición de formas de vida complejas

    Son múltiples los estudios que tratan de establecer la habitabilidad de los planetas que se encuentran junto a las estrellas enanas rojas, las más comunes del Universo. La esperanza de vida de estos pequeños soles supera con creces la de nuestro astro rey, algunas de las encontradas en nuestra galaxia parecen tener más de 12.000 millones de años y podrían seguir brillando mucho más tiempo después de la desaparición de nuestro hogar.

    Y es precisamente esta longevidad la que permitiría que cualquier forma de vida que surgiese en alguno de sus planetas evolucionase hasta seres complejos, de esta forma, las enanas rojas se han convertido en un objetivo para cualquier astrobiólogo del planeta.

    Gracias a observatorios como el Kepler hemos logrado descubrir la existencia de planetas en las llamada zonas habitables de estas estrellas, incluso recientemente surgió el que muchos señalan como lo más parecido a la Tierra que conocemos fuera de nuestro sistema solar.



    Sin embargo, un estudio publicado la semana pasada muestra que el entorno de estas estrellas puede ser mucho más hostil de lo pensado con anterioridad y que la vida puede necesitar algo más que una temperatura agradable y la presencia de agua líquida en su superficie.

    “Un planeta enano rojo se enfrenta a un entorno espacial extremo, además de otros factores de estrés como el anclaje por mareas”, comento Ofer Cohen, autor principal del trabajo y astrofísico del Centro Harvard Smithsonian para Astrofísica (CfA)

    Debido a que las enanas rojas son tan tenues y frías, aquellos mundos potencialmente habitables tendrán que estar muy cerca de la estrella para captar la energía suficiente como para permitir la presencia de agua líquida. Esto provoca que se vea sometido a un clima espacial extremo debido a la intensa presión del viento estelar, el flujo continuo de partículas cargadas que emana de su estrella. En nuestro Sistema Solar vemos como el Sol ha sido capaz de arrancar poco a poco la atmosfera de Marte, por lo que imagínate que le sucederá a un planeta que se encuentre mucho más cerca de su estrella y se enfrente a vientos mucho más fuertes.

    Por suerte, en muy raras ocasiones sentimos los efectos de este viento solar en nuestro mundo, en gran parte porque la Tierra posee un fuerte campo magnético. Este campo invisible envuelve los planetas que poseen un núcleo activo, desviando las partículas cargadas.

    “El medio ambiente espacial cercano a estos exoplanetas es mucho más extremo que al que se enfrenta la Tierra”, explica el Jeremy Drake (CfA), uno de los autores del trabajo.

    Cohen y su equipo utilizaron un modelo numérico tridimensional, desarrollado en la Universidad de Michigan, para visualizar la órbita de tres planetas conocidos alrededor de una estrella enana roja simulada de mediana edad. El estudio demostró aquellos mundos que se encuentren en las llamadas zonas habitables de estas estrellas verían como los vientos solares les privarían de sus atmosferas y, por consiguiente, con el tiempo toda su agua se perdería en el espacio, incluso si los planetas poseen un campo magnético más fuerte que el de la Tierra.

    “Las enanas rojas son más débiles que el Sol, pero en realidad son más activas magnéticamente y la luminosidad de sus rayos X y EUV comparadas con la luminosidad del Sol es mucho mayor”, señalo Cohen. “Esperamos que los planetas en la zona habitable de las enanas rojas sufran una intensa radiación de rayos X/EUV”.

    Incluso nuestro escudo magnético se ve superado en múltiples ocasiones por el viento solar, las erupciones solares o eyecciones de masa coronal especialmente contundentes pueden interferir en nuestras emisiones de radio o incluso desactivar satélites y fundir los transformadores de las redes eléctricas. Aunque a veces estos vientos solares pueden llegar a proporcionarnos los más bellos espectáculos debido a que estas partículas cargadas atraviesan el campo magnético por las regiones polares, interaccionando con el oxigeno y el nitrógeno y creando las Auroras.

    Pero aunque la belleza de las auroras terrestres puede llegar a ser hipnótica, las que veríamos en un planeta situado junto a una enana roja serian 100.000 veces mayores.

    De esta forma, el clima circundante de los planetas rocosos que se encuentran junto a estas pequeñas estrellas sería demasiado hostil e impediría la aparición de seres tan complejos como los que pueblan la superficie de la Tierra. Pese a todo siempre existe la posibilidad de encontrar de encontrar organismos extremófilos.


    espacioprofundo.es 13/06/14
    jaume666 le gusta.

  2. El Siguiente Usuario Agradeció a valalca Por Este Mensaje:

    jaume666 (13/06/2014)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/09/2013, 10:20
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/05/2013, 11:18
  3. Respuestas: 62
    Último mensaje: 02/10/2012, 08:14

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •