Los tigres siempre serán rayados y los leones beige, pero otros felinos salvajes pueden presentar algunas variaciones en su pelaje. Es el caso del gato dorado asiático, protagonista de #Cienciaalobestia, que en función de su hábitat puede exhibir cuatro patrones diferentes. Ahora, un equipo ha captado imágenes de seis ejemplares en una misma zona de la India que muestran distintos diseños cada uno, lo que supone la mayor diversidad jamás registrada en un felino salvaje.

El pelaje de los felinos salvajes varía de una especie a otra, y cada una de ellas presenta características y patrones concretos. El tigre siempre tendrá rayas y los leones siempre serán beige, por ejemplo. Eso mismo ocurre con felinos más pequeños como el leopardo longibando o el ocelote, que siempre exhibirán los mismos diseños.

Sin embargo, jaguares y leopardos, que por lo general tienen un pelaje amarillo con motas oscuras, muestran en ocasiones un pelaje negro por un exceso de pigmentación oscura (melánico). A estos ejemplares los conocemos como panteras negras. El leopardo tigre, el yaguarundí o el gato dorado asiático presentan también diferentes colores y diseños en individuos de la misma especie.

En el caso de este último, el gato dorado asiático (Catopuma temminckii), que se encuentra desde el este de Nepal, noreste de la India, Myanmar, Tailandia, China, hasta Sumatra, se habían registrado hasta ahora cuatro patrones distintos de pelaje: rojizo o pardo dorado, gris, negro y moteado. Un quinto color, el canela, se había observado igualmente, pero quedaba pendiente de confirmación.

Un nuevo estudio, publicado en la revista Ecology, revela que en realidad este felino salvaje de tamaño mediano puede llegar a tener hasta seis pelajes diferentes, según las imágenes captadas por los científicos de la Zoological Society of London y el University College London en el valle de Dibang, al noreste de la India.

“Según la teoría evolutiva, si un cambio de color no es beneficioso para la supervivencia de una especie, con el tiempo debería desaparecer en la población. El hecho de que tengamos tantos colores diferentes que persisten en el valle de Dibang muestra que debe haber algunas ventajas ecológicas en esta variedad”, explica Sahil Nijhawan, autor principal del trabajo y miembro de ambas instituciones.


Los seis pelajes diferentes del gato dorado asiático. / Sahil Nijhawan et al

El rompecabezas evolutivo

A partir de estas observaciones y tras salir de su asombro, los investigadores se cuestionaron el porqué de estos patrones tan diversos y analizaron las ventajas del polimorfismo de esta especie de felino salvaje. ¿Los distintos colores y diseños les permiten adaptarse mejor a su entorno?

Los científicos creen que la amplia variación de su pelaje les proporciona varios beneficios ecológicos. Primero, les permite ocupar diferentes hábitats en altitudes diversas, desde bosques húmedos de tierras bajas tropicales hasta los 3.000 metros de altitud en el Himalaya. Por otra parte, les ayuda a camuflarse mientras cazan algunas de sus presas como faisanes tropicales o la pica del Himalaya, un pequeño mamífero con apariencia de conejo.

Además, la variedad de patrones podría mostrar la rapidez con la que las especies pueden adaptarse y evolucionar en entornos cambiantes debido al cambio climático o a la degradación y destrucción del hábitat.

“Ahora sabemos que este valle alberga la mayor variedad jamás registrada de mutaciones de color de una especie de felino salvaje, pero apenas estamos empezando a entender este raro fenómeno ecológico”, señala Nijhawan, que sugiere que en esta región es posible que estas mutaciones se hayan producido por la competencia con otros grandes felinos como los tigres o los leopardos longibandos.

agenciasinc.es / 16 junio 2019

El gato dorado asiático exhibe seis ‘looks’ diferentes al noreste de la India