La burbuja de la tecnología 3D no ha tardado mucho en explotar. A pesar de los grandes esfuerzo de James Cameron y del momentáneo furor desatado por Avatar, la experiencia de los contenidos tridimensionales no ha acabado de cuajar.

En cine, la presencia del 3D es cada vez menos significativa. En televisión es aún peor. De hecho, Samsung y Philips acaban de sentenciar a muerte esta tecnología en formato doméstico al anunciar que ninguno de los televisores que lanzarán en 2016 incluirá tecnología 3D, tal y como cuentan en Microsiervos haciéndose eco de una publicación de Forbes.

"Los últimos modelos de televisión de Samsung para este 2016 no contarán con funcionalidades 3D. Hemos tomado esta decisión en base a la limitada demanda de 3D por parte de los consumidores y la escasa cantidad de contenido que se produce en este formato", ha explicado Samsung.

El resto de marcas tampoco muestran demasiado interés en la tecnología 3D. Sony, que prefiere centrarse en la alta definición —tecnología incompatible con el 3D— sólo incluye dos televisores con esta tecnología en su gama para el presente año.

Por otro lado, LG, que fue una de las grandes impulsoras de los televisores 3D —con un modelo de gafas relativamente barato— proto se interesó por las televisiones con pantallas curvas, que también son incompatibles con los sistemas tridimensionales.

20minutos.es 07 marzo 2016

El fin de la burbuja 3D: Samsung y Philips dejarán de incluir esta tecnología en sus televisores