Después del éxito de Buscando a Nemo, Pixar sabía que Buscando a Dory sería un éxito seguro, pues ese pececillo simpático y olvidadizo ya había cautivado nuestros corazones.

Todos hemos tenido que soportar en algún momento que nos digan que tenemos “memoria de pez“, por lo que parece ser que lo de olvidar con facilidad no sólo es cosa de Dory, sino un rasgo común a todos sus parientes.

¿Pero es eso realmente cierto?, ¿tenemos nosotros mejor memoria que un pez? Hoy rompemos una lanza a favor de estos animalitos marinos que tienen que nadar con el san Benito de la mala memoria, cuando en realidad no nos fundamentamos en nada para asegurarlo.


¿Tienes mejor memoria que Dory?

Para comprobar si realmente la memoria de pez es tan mala como afirman los dichos populares, en 2014 un equipo de investigadores canadienses llevó a cabo un estudio en el que se analizaba la memoria de un grupo de peces típicos de los acuarios.

Para ello, se realizaron tres días entrenamientos de veinte minutos durante los cuales se indicaba a los peces una zona del acuario en la cual se les daría una recompensa; por lo que, lógicamente, se convirtió en su zona predilecta; pero no durante treinta segundos, cómo afirmaban los experimentos más antiguos, sino durante doce días completos. Sí, sí, doce días después los peces iban derechitos a la zona en la que sabrían que tendrían su premio esperando.

Además, si se repetía la operación cambiando la zona de la pecera en cuestión, se adaptaban rápidamente y se dirigían a la nueva zona elegida.

La memoria no es la única virtud de los peces

Un estudio más profundo reveló que no sólo son capaces de recordar un lugar concreto, sino que también memorizan formas, colores, sonidos e incluso la cara de sus cuidadores.

Esto es lógico, ya que los peces que viven en libertad tienen un rango muy grande de depredadores, sin tener en cuenta también las redes de pesca, por lo que una buena memoria, que les haga recordar por dónde no deben volver a pasar o a qué no se deben acercar, es un factor esencial para la supervivencia.

Esto se pone también de manifiesto en otros experimentos que demuestran que, además de una gran memoria, tienen un tiempo de atención, sin distracciones, de 9 segundos, un segundo por encima del de los seres humanos.

Por lo tanto, parece ser que cuando nos dicen que tenemos memoria de pez en realidad nos están diciendo un piropo, así que ya sabéis, la próxima vez que os lo dig…. ¿el artículo éste de qué iba?

omicrono.com / Azucena Martin 19 julio 2016

La memoria de pez, desmontando el mito