Ya puede ser dentro de una competición deportiva profesional, en una pachanga entre amigos o durante una sencilla partida de cartas, pero la acción de chocar los cinco es algo que se hace habitualmente como acto de triunfo y celebración. Esta acción es conocida y llamada en el mundo anglosajón con el término ‘¡High-five’ (aunque a nosotros nos ha llegado en a forma de ‘Give me five!’) y nació -más bien se popularizó- de una manera totalmente casual el 2 de octubre de 1977.

Ese día se disputaba un decisivo partido de béisbol que daba pase a las eliminatorias por el título y que enfrentaba a los equipos de Los Ángeles Dodgers y los Houston Astros. Cuando ya se estaban acercando hacia el final, el jugador de los Dodgers, Dusty Baker completó una carrera, llegando exhausto a la última base. Su compañero de equipo Glenn Burke, a quien le tocaba batear, se acercó hasta él con el brazo extendido con la intención de ayudarlo a levantarse, entendiendo Baker que lo que quería era celebrar con él aquella agotadora carrera y dándose un impuso extendió su brazo con la mano abierta, haciendo que ambas palmas chocasen.

El público presente (en el estadio se encontraban alrededor de 42.000 personas) celebró el gesto jaleando ese acto de compañerismo. Burke, tras batear, completó su carrera y llevado por la euforia lo hizo con el brazo extendido, chocando la mano con todos sus compañeros de equipo con los que se cruzó.

Ahí nació esta acción que desde entonces está muy presente en cualquier evento deportivo e incluso de nuestra vida cotidiana y que en los últimos años se ha escuchado muchas veces en boca («¡choca esos cinco!») del personaje Barney Stinson en la serie ‘Cómo conocí a vuestra madre’.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

20minutos.es / Alfred López 02 de noviembre de 2016

El día que se popularizó la acción de chocar los cinco [Give me five!]