Espacioprofundo.es 10/02/13

Después de una semana de cautelosas pruebas para comprobar que el taladro había sobrevivido a su primer test, el equipo de control del Curiosity en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en California envió las primeras órdenes para que el rover realizase su primera perforación del suelo marciano este pasado Viernes.

El uso de su taladro ha permitido crear una muestra de polvo fino de la roca sedimentaria, dando a los científicos la primera oportunidad de analizar el material procedente del interior de una roca en Marte.

El taladro tallo un agujero 1,6 centímetros de ancho y 6,4 centímetros de fondo. La roca seleccionada para el primer ejercicio, llamada John Klein, cuenta con una serie de venas de tonos claros. Este tipo de rocas se forman en nuestro planeta únicamente en presencia de agua en estado líquido.

Las fotos llegadas a nuestro planeta este pasado sábado nos muestran un agujero rodeado de un anillo de polvo. El siguiente paso será recoger este polvo para situarlo dentro de los diferentes instrumentos del Curiosity para realizar el primer análisis del interior de una roca marciana, este instrumental puede señalarnos cuál es la composición química y mineral del material, además de contar con la capacidad de revelar la presencia de compuestos orgánicos.

Pero antes de que el material sea depositado en el interior del laboratorio se va a utilizar parte de este polvo para limpiar el taladro, eliminando así cualquier posibilidad de la existencia de contaminantes procedentes de nuestro planeta.

Antes de que las muestras de polvo se sitúen en el interior del Sample Analysis at Mars and Chemistry and Mineralogy, es decir el analizador de muestras marcianas destinado a descubrir la química y los componentes minerales de las rocas, habrá de pasar por un pequeño tamiz para separar las partículas más pequeñas, que serán las que se utilicen en el análisis.

“El robot planetario más avanzado jamás diseñado es ahora un laboratorio analítico en pleno funcionamiento en Marte”, comento John Grunsfeld, administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas de la NASA, en un comunicado difundido el sábado.”Este es el logro más importante para el equipo del Curiosity desde el aterrizaje con la grúa aérea el pasado mes de agosto, un día de orgullo para Estados Unidos”.