El nuevo e-tron de Audi será un coche eléctrico que se conduce como uno de gasolina, el fabricante ha implementado cambios para facilitar la transición.


Ahora que sabemos que los coches contaminantes tienen fecha de caducidad, podemos decir que la transición a otros sistemas como los motores eléctricos ha comenzado de verdad; no será una transición sencilla, eso desde luego.

Los coches eléctricos son muy parecidos, pero al mismo tiempo muy diferentes de los coches de gasolina o diésel; los consumidores tendrán que aprender y adaptarse a muchas de sus peculiaridades. Incluso el mero hecho de recargar el coche puede ser un gran obstáculo; como demuestran personas que intentan repostar su coche eléctrico con gasolina.

Conducir un coche eléctrico es otra historia

No es sólo el método que use el coche para propulsarse. La conducción en sí también cambiará; tendremos que desarrollar nuevas técnicas de conducción, fijarnos en detalles diferentes y aprender nuevas funciones.

El mero hecho de que el motor no produzca el ruido característico de la combustión puede confundir a mucha gente. Que no sea necesario cambiar de marchas también será chocante; un motor eléctrico siempre está acelerando, así que no hay necesidad de cambiar de marcha.

Incluso el funcionamiento de los pedales es diferente; en la mayoría de los coches eléctricos actuales podemos conducir sólo con un pedal. Presiona el pedal de acelerar cuando quieras avanzar, y levanta el pie cuando quieras frenar; el resto lo hará el coche automáticamente. Esto es así para facilitar la recuperación de energía en la frenada; los frenos son capaces de recargar la batería al parar el coche.

El e-tron es el coche eléctrico que se conduce como uno de gasolina

En Audi creen que todo esto es muy confuso para el conductor medio; puede que para un entusiasta no sea un problema adaptarse, pero si las marcas realmente quieren que los coches eléctricos triunfen, tienen que apelar a los conductores que no quieren cambiar.

Por eso, con el nuevo e-tron Audi va a intentar un par de cambios respecto a lo que es habitual en la industria: que el coche se conduzca como si fuera de gasolina. Con el e-tron, Audi por fin se mete en el sector de los coches eléctricos; después de un retraso que algunas fuentes apuntan a que fue provocado por el software. Puede que sea precisamente porque Audi no quiere que el software del coche se comporte como el de un coche eléctrico normal.

La diferencia más notable es que, por defecto, el e-tron se conducirá con dos pedales. Podremos acelerar y frenar como en un coche normal; y en Audi han llegado a decir que la conducción con un pedal es cosa del pasado, y no del futuro como podríamos pensar.

Eso no significa que no se vaya a recuperar energía en la frenada. Cuando frenemos, la batería también se recargará; el software del coche se encargará de realizar los cálculos necesarios y ayudarnos en la frenada para recargar la batería. Eso no significa que no podamos conducir sólo con un pedal; pero tendremos que navegar por los menús del coche y activarlo manualmente. Incluso aunque lo activemos, Audi afirma que no conseguiremos regenerar más energía conduciendo sólo con un pedal gracias a su software; incluso podríamos recuperar menos energía. Así que sería sólo una preferencia personal.

El coche eléctrico con “marchas”

Otro detalle chocante es que el e-tron tiene levas en el volante como las que se usan para cambiar de marcha en un coche de gasolina; una tiene el símbolo “-” y otra el símbolo “+”. Estas levas en realidad cambian el nivel de regeneración de energía.


Cuando usemos la leva “-“, aumentaremos el nivel de regeneración manualmente; eso significa que el coche frenará más rápido y recargaremos más la batería. Si usamos la leva “+” reduciremos el nivel de regeneración; el coche no frenará con tanta fuerza pero tendremos más control sobre la frenada; será ideal para bajar el ritmo en la autopista, por ejemplo.

¿Por qué el símbolo “-” para aumentar el nivel de regeneración? Porque según Audi, alguien que venga de conducir un coche de gasolina normalmente usa la leva “-” para reducir de marcha y conseguir una frenada más eficiente; y eso sería más o menos lo mismo que se conseguiría de esta manera. Por lo tanto, sería más natural conducir subiendo “marchas” con las levas al coger la autopista, y frenar bajando “marchas” cuando nos acerquemos a un semáforo.

¿Es un cambio demasiado grande, o es una simple cuestión de que los conductores se habitúen?

omicrono.com / Adrián Raya, 19 diciembre 2018

El coche eléctrico que se conduce como uno de gasolina, con “marchas” y dos pedales