Un anticonceptivo en un chip computadorizado que puede ser manejado a control remoto ha sido desarrollado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés), en Estados Unidos.

El chip se implanta de forma subcutánea en la mujer y libera, todos los días durante 16 años, una pequeña dosis de la hormona levonorgestrel.

El dispositivo mide 20 mm x 20 mm x 7 mm y contiene un microchip de un centímetro y medio dentro con minúsculas reservas de la hormona almacenadas.

Una pequeña carga eléctrica derrite un sello ultra delgado alrededor del levonorgestrel, liberando una dosis de 30 microgramos en el cuerpo.

Pero el mecanismo puede ser detenido en cualquier momento utilizando un control remoto.

El proyecto cuenta con el apoyo de Bill Gates y será sometido a pruebas el próximo año.

Su salida a la venta podría ocurrir en 2018.