Una piel inteligente que puede cambiar de color como la de un camaleón puede ser la clave de muchos desarrollos diferentes, incluyendo robots que se camuflen en cualquier entorno.

La piel del camaleón ha sido objeto de fascinación y estudio durante generaciones, y sólo ahora estamos empezando a comprender cómo funciona el cambio de color que permite al animal engañar a los depredadores al confundirse con el entorno.

Esta ha sido la inspiración de un nuevo desarrollo de la Universidad de Standford, donde han desarrollado una piel inteligente que es capaz de cambiar de color dependiendo de varios factores.

La piel inteligente puede llegar a nuestros relojes, robots y prótesis


No es una idea nueva, pero este es el primer proyecto que consigue que, además de cambiar de color, la piel sea sensible a la presión y pueda estirarse. Para ello tuvieron que trabajar en diversas capas, usando como base una microestructura de polímeros estirables que pueden variar su voltaje dependiendo de la presión ejercida. En la demostración publicada, los investigadores unieron un trozo de esta piel inteligente a un osito de peluche, y esta cambiaba de color dependiendo de lo fuerte que apretasen su brazo. Es uno de los muchos usos que se le puede dar a un producto semejante.


Esta piel puede ser fácilmente integrada en nuestros dispositivos, como los relojes inteligentes, para mostrar nuestro ánimo; o bien puede usarse para tapar prótesis usando el mismo color de piel que el resto del cuerpo. Incluso plantean su uso para que robots puedan camuflarse y pasar desapercibidos. El siguiente paso que darán será hacer la piel de material biodegradable para que pueda ser aplicada en seres humano, y que pueda cambiar a más colores aparte del rojo y el azul del prototipo.

omicrono.com / 16 septiembre, 2015 — Adrian Raya


La piel inteligente que cambia de color como el camaleón