Donald Trump comenzó el año como lo terminó: en conflicto con Corea del Norte. Y, como de costumbre, manifestó su posición a través de su cuenta de Twitter. La competencia nuclear llegó a un nuevo nivel: ahora discuten por quién tiene el botón nuclear más grande.


«El líder norcoreano, Kim Jong-un, acaba de afirmar que "el botón nuclear está en su escritorio en todo momento". Que alguna persona de su hambriento y empobrecido régimen le informe que yo también tengo un botón nuclear, pero es más grande y poderoso que el de él. ¡Y mi botón funciona!».

Por supuesto, el tweet de Trump revolucionó Internet y en las últimas horas del 2 de enero y comienzos del 3 de enero todos estaban hablando de eso: haciendo chistes por la pelea de quién tiene el botón más grande, pero también preocupados por el futuro. ¿Es o no inminente una guerra nuclear a nivel mundial?

No obstante, en la publicación de Trump hay un error (o al menos uno visible —ya que nunca sabremos quién tiene o no el arsenal nuclear más grande—) y es que «el botón nuclear» del que Trump habla y con el que se jacta de su gran tamaño y de su superioridad frente al de Jong-un, en realidad, no existe. No hay tal botón en Estados Unidos… pero sí hay otra cosa y el presidente de este país (hoy, Trump), debe llevarla a todos lados.

El botón no es un botón

El hecho de tener un botón en el escritorio que active la guerra nuclear es digno de una película de acción —o de los Simpsons—.

Un botón rojo grande que cualquiera podría apretar y desatar una catástrofe. No sabemos si realmente el «botón» de Corea del Norte es así, pero lo que sí sabemos es que el «botón nuclear» de Estados Unidos no se asemeja a un botón grande, rojo, y ubicado en un escritorio cercano al presidente.

¿Qué tiene Trump entonces en su bolsillo constantemente? Una tarjeta. Pero hay más: un maletín. Ese maletín, junto a la tarjeta, está siempre cerca del presidente de EE. UU., lo acompaña a todos lados y, por supuesto, no lo carga él.

¿Y qué tiene ese maletín? Una serie de instrucciones, una lista del armamento nuclear, una radio y un autenticador de códigos.

Pero, ¿cualquiera puede abrir y activar ese maletín? No, solo el presidente de Estados Unidos. Y lo hace a través de la tarjeta llamada «the biscuit» que contiene un código específico. Ese código y esa tarjeta solo la tiene el presidente y nadie más. Y puede activar la alarma con su sola aprobación, no necesita pedir consejos ni opiniones a nadie.

En síntesis: el «botón nuclear» de Estados Unidos no es un botón y, además, no es tan sencillo de activar. No es «apretar un botón» y crear una guerra. Para activar el enfrentamiento nuclear hay que activar un sistema complejo de comunicación y códigos, según Huffington Post.

Dato curioso: Bill Clinton perdió esa tarjeta durante meses y nunca le informó a nadie.

No, Donald Trump no tiene un botón nuclear. Pero, de todas maneras, es preocupante como dos líderes mundiales discuten por una temática tan importante como lo es el enfrentamiento nuclear. ¿Habrán olvidado Hiroshima y la Guerra Fría?

vix.com / Valentina, 03 enero 2018

El «botón nuclear» de Trump no es más grande que el de Jong-un porque no tiene uno