Más de una vez hemos investigado sobre los bostezos. Por qué bostezamos, qué pasa en nuestro cerebro cuando bostezamos y por qué el bostezo es contagioso, son interrogantes que para los humanos están bastante explicadas, aunque no haya un total acuerdo en la comunidad científica.
Sin embargo, un estudio reciente descubrió que el bostezo es contagioso no sólo entre humanos y otros animales, sino particularmente, entre los lobos. Profundicemos en ello.



Los lobos también generan lazos de empatía

En la investigación se estudiaron doce lobos durante 254 horas. Los lobos estaban divididos en grupos, a un grupo se le inducían bostezos y al otro no. La actividad de los científicos consistía en observar el comportamiento del grupo expuesto a los lobos que bostezaban. El primer hallazgo fue que, en efecto, el bostezo se replicaba entre los individuos y los demás comenzaban a bostezar rápidamente.

Pero el hallazgo más interesante es que los lobos se contagiaban más de los bostezos de indiviudos cercanos familiar o socialmente, que de individuos desconocidos. El contagio del bostezo estaría asociado a vínculos de empatía igual que, según algunas investigaciones, en los humanos.

Estos científicos apuntan que los sofisticados vínculos de empatía observados tienen que ver con que los lobos son seres muy sociales, lo cual responde a la necesidad de adaptación y supervivencia.

¿Se puede contagiar entre especies?

Otro hallazgo importante de ésta investigación fue que los bostezos también se contagiaban entre distintas sub-especies de lobos, lo cual es un gran elemento a favor de que la comunicación y la empatía pueden generarse incluso entre diferentes especies de mamíferos.

La comunicación entre animales de diferentes especies, entre humanos y perros, por ejemplo, es bastante conocida por todos. Asimismo, esa relación más que de empatía, es de subordinación. Es decir, un perro se comunica con su dueño obedeciéndole y su dueño se comunica con él premiándolo por dicha acción.

Este tipo de estudios nos dan indicios de que la comunicación entre especies se puede dar independientemente del lugar que ocupa cada una en la escala animal. Más allá de cuán avanzadas sean algunas especies respecto a otras, una forma de comunicación tan básica y abstracta las pone, al menos en ese momento, al mismo nivel.

Es posible, además, que mucho tiempo atrás entre los humanos y las demás especies haya habido formas de comunicación aún más complejas, que se fueron atrofiando por la dominación del Hombre sobre el medio y sobre las demás especies.

batanga.com 01/09/14