El bar aéreo se basa en una estructura metálica de 35 metros de altura y una plataforma circular de 4 metros de diámetro,
la cual pueden sentarse hasta doce personas, acompañadas de un asistente de vuelo.



Este bar permite a los visitantes tomar un refresco o un aperitivo a 35 metros de altitud,
con las piernas colgando en el vacío para disfrutar de una experiencia vertiginosa.



El dispositivo asciende suavemente gracias a un pequeño globo aerostático que lo mantiene a flote creando la sensación de ingravidez
y vuelo entre las nubes que dura aproximadamente diez minutos.