.....En la familia de los cerdos, que tiene unos cuantos representantes en todo el mundo, hay algunas especies verdaderamente impresionantes. Más allá de los conocidos cerdos domésticos o los asilvestrados, e incluso de los jabalíes, que son los más comunes, existen especímenes de cerdos muy curiosos que merecen toda nuestra atención como amantes de la naturaleza y en particular de los animales. Uno de ellos son sin dudas los extraños babirusas. ¡Vamos a conocerlos!


¿Dónde encontrar a los babirusas?

Los babirusas (Babyrousa babyrussa) son unos miembros de la familia Suidae sumamente restringidos geográficamente. Viven exclusivamente en las islas indonesias de Sulawesi, Togian y Sula, aunque en otras dos islas pueden encontrarse individuos al parecer producto de una introducción.

Habitan los bosques húmedos y las zonas cultivadas con cañaverales cerca de zonas con agua, como las orillas de los ríos y los lagos, e intentan evitar los sitios donde es demasiado tupida la vegetación arbustiva.

Los extraordinarios colmillos del babirusa

Como habrás podido ver en las fotografías, la característica que más destaca de este exótico cerdo son sus increíbles dientes, que prácticamente llegan a cubrir toda su cara. Mientras los caninos inferiores crecen hacia arriba de manera similar a como ocurre en los jabalíes, en estos animales los caninos superiores, en vez de crecer hacia abajo como sería esperable, crecen también hacia arriba, perforando la cavidad bucal y la parte superior del hocico, saliendo al exterior y curvándose hacia atrás.

Estos inmensos caninos pueden llegar a crecer hasta unos 30 cm, por lo que son verdaderamente impresionantes. Dichos tamaños son comunes en los ejemplares machos, pero no en las hembras, a las que les crecen bastante menos e incluso en algunas pueden estar ausentes.

Por la posición en que se encuentran, no parecen ser muy útiles como armas ofensivas, pero los científicos creen que pueden ser importantes para proteger la cara de los caninos del oponente durante las luchas.


Otras características del babirusa

Los babirusas pueden llegar a medir algo más de un metro de largo y hasta 80 cm de alto, alcanzando un peso de hasta 100 kg. Son animales de hábitos aparentemente diurnos, siendo más activos durante la mañana, pues la mayoría del tiempo se la pasan acostados y durmiendo.

Un dato curioso es que estas criaturas son excelentes nadadoras, tanto es así que son capaces de lanzarse al mar y nadar a otras islas cercanas, algo bastante inusual en la familia de los cerdos. Otra exclusividad que tienen si lo comparamos con sus parientes, es que son bastante especializados en su alimentación, y apenas usan su hocico para hurgar en el suelo en busca de raíces. Prefieren alimentarse más bien de frutos caídos, follaje y hongos.

Aunque algunos estudios los ponen más cerca evolutivamente de los hipopótamos que de los cerdos, otros afirman su cercanía a los cerdos basándose en características anatómicas, como por ejemplo, el corazón.

El babirusa está presente en numerosas leyendas indígenas locales, algunas de ellas sugieren que usan sus colmillos para dormir colgados de los árboles. Su nombre en la lengua local puede traducirse como “cerdo venado”, debido a la semejanza entre sus colmillos y los cuernos de un ciervo. Hoy en día, el babirusa es una especie vulnerable, y cuyas poblaciones se monitorean con frecuencia por los biólogos.

El babirusa, al igual que los cerdos domésticos, gusta de revolcarse en el lodo.

Ojocientífico.com 12/04/14