2012 está siendo un calvario para Sylvester Stallone. Si la inesperada muerte por un ataque al corazón de su hijo Sage, de 36 años, a mediados de julio, y la de su hermana, Toni Ann Filiti, que murió en agosto de cáncer de pulmón, no fueran suficientes, el actor, guionista y productor tiene ahora un nuevo frente abierto en su familia.

La mayor de las tres hijas que ha tenido con su mujer, Jennifer Flavin, Sophia Rose, de 16 años, va a tener que pasar por el quirófano. Ella misma se lo ha contado a la revista Paris Match. «Deben operarme de nuevo porque el tejido que me colocaron se ha agrandado con el tiempo y tengo problemas en las válvulas. Si todo va bien, pasaré cinco días en el hospital», ha explicado la adolescente a la revista.

Esta situación no es nueva para Sophia Rose, que nació con una malformación cardiaca y que a los dos meses de nacer tuvo que se operada en el centro médico de la Universidad de California-Los Angeles (UCLA). Entonces, todo salió pedir de boca. En esta ocasión, cuando Sophia Rose pasará por el quirófano pocos día antes de Navidad, la joven espera que tambien. «Si todo va bien, pasaré cinco días en el hospital», ha asegurado la chica a la revista.

Jennifer Flavin, la madre de Sophia Rose también ha explicado a la revista que el 2012 está siendo un mal año para Sylvester Stallone. «Es un año terrible, un año horrible para él; primero con la muerte de Sage, luego con la de su hermana y ahora con la operación de Sophia Rose».