La ARM, "Asteroid Redirect Mission" de la NASA ayudará a la humanidad a viajar a Marte y a "llegar más lejos en el espacio". (NASA)

El Gobierno de EEUU reveló este miércoles la preparación de una misión espacial consistente en interceptar un fragmento de varias toneladas de un asteroide para redirigirlo a una órbita cerca de la Luna y allí poder estudiarlo en profundidad.

La importancia de este proyecto, que se encuentra en fase de planificación, fue explicada por John Holdren, asesor científico del presidente de EEUU, Barack Obama, y por Charles Bolden, el administrador de la Agencia Aeroespacial estadounidense (NASA).

Bolden y Holdren, director de la oficina para políticas científicas de la Casa Blanca, aseguraron que el programa, conocido como ARM (Misión para Redirigir un Asteroide), es esencial para probar las tecnologías que llevarán a la humanidad a Marte y conquistar el sistema solar.

Asimismo, es fundamental para los planes de llevar a cabo misiones de explotación minera en el espacio.

La misión es considerada por la NASA como la piedra angular que permitirá realizar misiones estables hacia Marte en los años 30 de este siglo, proveerá recursos naturales en pleno espacio y ayudará a establecer métodos para defender la Tierra de impactos de asteroides.

"Tenemos que poner en marcha misiones más ambiciosas para poder llevar a los humanos cada vez más lejos en el espacio", explicó Holdren durante un acto celebrado en el centro Goddard de la NASA, en el estado de Maryland, a las afueras de Washington.

La misión ARM tiene el objetivo de encontrarse con un asteroide cerca de la órbita de la Tierra, recoger un gran fragmento de varias toneladas de la roca helada con una sonda robótica y situarla en una órbita estable cerca de la Luna, para que astronautas puedan realizar experimentos y recolectar muestras en la década de 2020.

El plan tiene diversos componentes que permitirán probar varias tecnologías esenciales para el futuro de la exploración espacial y para conocer mejor métodos para desviar asteroides que puedan suponer un peligro de impacto contra la Tierra.

Bolden dijo que en la actualidad las misiones espaciales se encuentran en una fase "de dependencia de la Tierra", ya que necesitan los suministros transportados desde la superficie terrestre para poder continuar, pero la misión ARM pretende extender esa posibilidad para que los asteroides se conviertan en estaciones de servicio de la exploración espacial.

Los asteroides proveerán agua y otras materias primas y "casi ya estamos ahí (...) Esa será la fase independiente", la que disparará las posibilidades de los viajes espaciales, afirmó.

Michele Gates, responsable de la misión ARM, aseguró que ésta, aún en fase de planificación y de selección del asteroide, es "vital" y de gran complejidad por los cálculos orbitales que deben permitir el encuentro con la roca espacial, la recogida y el transporte de un fragmento de varias toneladas.

En la actualidad ARM se encuentra en la fase de diseño de la sonda robótica, del sistema de captura y de cálculo de los requerimientos orbitales y de propulsión.

20minutos.es 15/09/16

EE UU planea capturar un asteroide que "ayudará a la humanidad en su viaje a Marte"