Cuando este gato deambulaba cerca del borde del estanque de los cocodrilos,
en el zoológico de Jaipur (India), los visitantes intentaron asustar al gato
para que saliera del recinto pero el minino no tenía ganas de irse.