En torno al mundo de la alimentación existen muchas creencias que están tan extendidas que hemos asumido como ciertas, a pesar de ser totalmente falsas. Desde que el pan engorda hasta que beber agua cuando practicamos deporte hace que nos entre flato.



No se puede comer fruta por la noche

Los médicos y los expertos en nutrición recomiendan ingerir como mínimo cinco piezas de frutas y verduras al día. Estamos de acuerdo en que esta es una de las leyes básicas si queremos llevar una alimentación sana y equilibrada.

A veces cuesta un poco cumplirla, pero cuando nos ponemos a dieta tratamos de seguirla a rajatabla. Es entonces cuando surge la eterna duda, ¿cómo organizamos nuestro menú diario y a qué hora es mejor comer la fruta? Este se debe a que existe un mito muy popular que señala que comer fruta por la noche hace que engordemos más.

Una pieza de fruta tendrá las mismas calorías, sea cual sea la hora a la que te la comas. Lo que puede ocurrir es que algunas frutas te hagan tener una digestión más pesada, por lo que no es la hora más recomendable para tomarlas. Pero engordan exactamente lo mismo.

Los productos light no engordan

Las estanterías de los supermercados cada vez están más repletas de productos que se venden como light o como 0%. Cuando estamos siguiendo una dieta de adelgazamiento, o simplemente nos hemos propuesto llevar una alimentación más sana, siempre recurrimos a ellos.

¿El motivo? Una de las mentiras más extendidas en el mundo de las dietas, y de la alimentación en general, es que los alimentos light no engordan, e incluso hay quien piensa que adelgazan. Pero nada más lejos de la realidad.

Los productos light y los 0% también tienen grasas y azúcares, por lo que es imposible que nos hagan adelgazar. Lo que ocurre es que a las versiones light se les han reducido algunos componentes calóricos, por lo que no engordan tanto como su versión original.

Beber agua mientras hacemos deporte da flato

El agua es el protagonista de algunas de las mayores polémicas en esto de la alimentación. A pesar de que es necesario tomar al menos 1,5 o 2 litros de agua al día para mantenernos correctamente hidratados.

Sin embargo, sobre el agua se han dicho una enorme cantidad de mentiras, que, quien más y quien menos, se ha creído alguna vez. Desde que el agua también tiene calorías hasta que nos hace engordar más si la bebemos durante las comidas...

Pero una de las mentiras que más gente se cree es que tomar agua antes o mientras hacemos ejercicio nos provoca flato. Sin embargo, el flato no tiene nada que ver con el agua, puesto que solo aparece cuando tenemos un déficit de oxígeno y los músculos respiratorios se fatigan. Para evitarlo, lo único recomendable es hacer un buen calentamiento.

El pan engorda

Es bastante típico que una de las primeras cosas de las que prescindan las personas que deciden ponerse a dieta por su cuenta y riesgo sea el pan. Y es que, es cada vez más común pensar que el pan engorda. Seguro que has oído esto mil veces, y además te habrán alertado de que la miga lo hace especialmente.

Sin embargo, esto no es más que un mito que los expertos y nutricionistas han desmentido. La verdad es que el pan no tiene un alto nivel calórico y apenas tiene grasas. Además, es una gran fuente de vitaminas y minerales.

Está claro entonces que no es el pan lo que nos hace engordar, pero sí que hay que tener ojo con lo que los alimentos y las salsas con los que los acompañamos.

Al zumo natural se le van las vitaminas

Ay, ¿cuántas veces nos habrán dicho nuestras queridas madres cuando éramos pequeños que nos bebiésemos el zumo rápido porque se le iban las vitaminas? Puede que todavía muchos de vosotros aún estéis convencidos de ello, y que os apresuréis a tomarlo cuando está recién exprimido. Sin embargo, sentimos deciros que nuestras madres nos vacilaron.

Las vitaminas de los zumos no se van a ningún sitio. Puedes estar tranquilo si pasan 15 minutos desde que te haces un zumo de naranja natural hasta que te lo tomas. Lo único que puedes notar si dejas pasar un buen rato desde que lo preparas hasta que lo bebes es que el sabor ya no será el mismo.

Comer proteínas te hace ganar músculos

Seguro que a los fanáticos del gimnasio y las pesas esta frase les resulta bastante familiar. Sin embargo, esto no se trata más que de otro mito muy extendido.

Lamentamos decirte que cuando tienes la intención de convertirte en un musculitos, lo único que te va a funcionar es ir al gimnasio y darle duro a las pesas. Que tus músculos se vayan a desarrollar como por arte de magia solamente por aumentar la cantidad de proteínas que incluyas en tu dieta es mentira. Aunque si es cierto que haciendo mucho ejercicio las proteínas pueden poner su pequeño granito de arena para desarrollar la musculatura.

Los productos ecológicos tienen más vitaminas

En los últimos años se ha puesto muy de moda la alimentación ecológica, que cada vez ha ido ganando más adeptos, y más espacio en las estanterías de los supermercados. Pero igual de rápido que ha crecido este tipo de alimentación, lo han hecho los mitos sobre ella.

Uno de los más extendidos es sin duda que la comida ecológica tiene más vitaminas que el resto. Sin embargo, esta creencia es totalmente falsa. La única diferencia es que los productos ecológicos tienen muchas menos sustancias que puedan resultar nocivas o perjudiciales para la salud.

Mezclar Baileys con Coca-Cola es peligroso

Anda que no hay mitos extendidos acerca de la Coca-Cola... Y la verdad es que sobre el mundo del alcohol también hay muchas mentiras que la gente toma por ciertas.

Una de esas cosas que todo el mundo ha llegado a creerse a pies juntillas es que mezclar Baileys con Coca-Cola es perjudicial. De esta mezcla se ha dicho desde que hacerlo nos corta la digestión hasta cosas más serias y peligrosas para nuestra salud. Sin embargo, ni una cosa ni la otra. Esta mezcla es tan válida como cualquier otra, aunque el bulo tomase tanta fuerza que mucha gente lo siga creyendo como cierto.

La comida fresca es más nutritiva que la congelada

La comida fresca no es más sana ni más nutritiva que la congelada, por mucho que nos pueda sorprender oírlo. Y es que, estamos tan acostumbrados a escucharlo, que pensamos que los alimentos cuantos más frescos mejor. Sin embargo, si un proceso de congelación se hace en condiciones, la comida no tiene porqué perder cualidades o nutrientes.

Además, cuando un producto está fresco y pasa varios días en el súper o en tu casa antes de que te lo comas, ya habrá ido perdiendo propiedades de manera inevitable. Sin embargo, si está congelado, éstas son capaces de conservarse durante semanas.

Beber leche cuando estás malo hace que tengas más mocos

Un mito muy extendido, y que seguro que todos habéis oído alguna vez es que los productos lácteos, aunque muy especialmente la leche, hacen que aumente la formación de mocos. ¿A que estando constipado alguien te ha dicho que no te pasases bebiendo leche?

Sin embargo, y a pesar de que es una creencia muy asumida por la mayoría de la gente, no existen estudios que demuestren que los lácteos hagan aumentar los mocos u otros síntomas de los constipados. Así que ya sabes, si tienes catarro no te cortes y tómate los vasos de leche calentita que haga falta.

Qué.es 20 de abril de 2015

Diez mentiras que te creste sobre lo que comes y bebes