1. 1513, Ponce de León: llega a la Florida buscando la fuente de la eterna juventud

Permitiéndonos la licencia de denominar «Los EE.UU. de España» a esa parte de territorios de los USA de hoy que fue descubierta y pergeñada por el antiguo Imperio español, nos adentramos en la exposición «Diseñar América. El trazado español de los Estados Unidos» que, desde el 4 de julio hasta el 12 de octubre, se exhibe en el museo de la Biblioteca Nacional Española.

«Una exposición que busca reunir bajo una misma mirada la aportación española a la construcción del territorio, el paisaje y la ciudad en Estados Unidos: una herencia viva que continúa siendo renovada a pesar del tiempo transcurrido».

La primera parada en nuestro periplo americano tiene como protagonista a Juan Ponce de León, quien en 1513 puso pie en la Florida iniciando la presencia de España en aquellos vastos territorios del norte de América.

Ponce de León buscaba la fuente de la eterna juventud y al haber llegado en temporada de Pascua, le puso a la tierra que descubrió el nombre de Florida.

2. Cabeza de Vaca y las primeras expediciones cartográficas

«A partir de ese momento, las expediciones españolas irán revelando y dibujando Norteamérica: serán las primeras en reconocer casi toda la costa estadounidense y parte de su interior. Esteban Gómez (1525) y Lucas Vázquez de Ayllón (1526) recorrerán toda la costa desde Florida a Canadá, mientras que Alvar Núñez Cabeza de Vaca será el primer europeo en adentrarse en el interior y, de 1527 a 1536, convivir con los indios americanos», se explica en la exposición.

Al ser rescatado, Cabeza de Vaca escribió el libro conocido como Naufragios, en el que aparecen las primeras descripciones detalladas de la vida y costumbres de los indios americanos.

3. Las expediciones de Coronado y De Soto: el descubrimiento de un símbolo de EE.UU., el Gran Cañón de Colorado

En la película «Indiana Jones y la última cruzada», al inicio Indy Jr., y su compañía de Scouts, se topa con unos buscatesoros a sueldo que ha hallado la Cruz de Coronado en pleno desierto de Utah. Aun con inexactitudes históricas (Coronado exploró Nuevo México y Arizona), esta anécdota revela cuán presente está la raíz española en la historia estadounidense.


Precisamente, las expediciones de Francisco Vázquez de Coronado y Hernando de Soto, entre 1539 y 1541, recorrieron regiones nunca antes vistas por europeos, «muchas de las cuales no se volverían a pisar hasta siglos más tardes».

Descubrieron hitos como el Cañón del Colorado (García López de Cárdenas fue el primer europeo en contemplarlo), el río Mississippi o las Grandes Llanuras y fueron los únicos europeos en entrar en contacto con las grandes civilizaciones del Mississippi poco antes de su desaparición.

Una anécdota: De Soto incluso dio nombre a una marca de automóviles fabricada y vendida por Chrysler entre 1928 y 1960. El logo era el conquistador.

4. La primera ciudad española: San Agustín de la Florida (1565)

«La primera ciudad fundada por España en los Estados Unidos continentales fue San Agustín de la Florida (1565), que siguió siendo hasta bien entrado el siglo XVIII el principal asentamiento español y la capital de la Florida».



San Agustín de la Florida es considerada la ciudad más antigua de EE.UU., se encuentra en la costa atlántica entre Orlando y Jacksonville (más cercana a esta última). Fue fundada por Menéndez de Avilés.

Otra ciudad de importancia histórica fundada por españoles fue el puerto de Panzacola que se fundó antes que San Agustín pero se abandonó rápidamente para luego recuperarse en 1698, «cuando se inicia la competencia por el Golfo de México entre las potencias europeas».

Panzacola tuvo siempre un carácter más militar y menos urbano que San Agustín, componiéndose de una serie de asentamientos fortificados en torno a una ciudad de pequeño tamaño. Panzacola, o Pensacola, jugó un papel fundamental en la guerra de Independencia de EE.UU. pues fue en ese punto donde desembarcó la Infantería de Marina española con Bernardo de Gálvez, el «Yo solo», como estilete adentrándose en su puerto.

En una batalla clave para la independencia de EE.UU., el malagueño entró con 4 navíos en una bahía repleta de navíos británicos: «El que tenga honor y valor que me siga», dijo.

5. 1762-1803: El renacer de Nueva Orleans, la ciudad fundada por franceses pero reflotada por los españoles

«Nueva Orleans fue fundada en 1718 por Francia en la boca del Mississippi, y es recordada fundamentalmente como el centro de la influencia francesa en Estados Unidos. Sin embargo, debe su importancia sobre todo a la etapa de control español que se inicia en 1762, cuando es traspasada a España por los franceses, y dura hasta 1803».

«La estructura de la ciudad francesa, en forma de cuadrícula con centro en la Plaza de Armas, se mantuvo como núcleo central durante la etapa española. En la última época de la dominación española, Nueva Orleans sufrió un enorme aumento de población y de superficie».

En la exposición de la Biblioteca Nacional se exhiben planos de la ciudad de Nueva Orleans y de otras ciudades.

6. Fray Junípero Serra: el sistema de misiones de California

Otro personaje clave para el devenir de los Estados Unidos de hoy lo encontramos en Fray Junípero Serra, del que por cierto se acordó el actual embajador de EE.UU. en Madrid, James Costos, en su vídeo de presentación.

El franciscano mallorquín estableció el sistema de misiones de California, y fue el fundador directo de nueve de ellas. De esta forma, muchas de las grandes ciudades de California tienen su origen en Fray Junípero: San Francisco, San Diego, Monterrey o Santa Bárbara.

7. El descubrimiento del Pacífico Noroeste: también a la conquista de Alaska

«A finales del siglo XVIII, como respuesta a los asentamientos rusos en América y a las expediciones inglesas y francesas, España comienza una campaña de exploración sin precedentes en el norte del Pacífico, lanzando expediciones (Juan Pérez, Bodega y Quadra, Mourelle de la Rúa, Alcalá Galiano...) que en menos de dos décadas cartografían toda la costa desde las islas Aleutianas (Alaska) hasta San Francisco. De esta forma, aparece finalmente en el mapa del mundo una de las últimas grandes regiones inexploradas», explica el itinerario de la exposición «Diseñar América. El trazado español de los Estados Unidos».

El 15 de agosto de 1775, Bodega y Quadra llegó a Alaska.

8. Topónimos: hasta en Nebraska o Iowa hay una Madrid

Cuando el viajero se encuentra en EE.UU. uno de los signos de la huella española en ese país son los topónimos. Los Ángeles, Cabo Cañaveral, el estrecho de Juan de Fuca, Colorado... En la exposición se dedica un apartado a esta presencia, con una guía de las principales ciudades que deben su nombre a España. Hasta en Nebraska o Iowa hay una Madrid.

La exposición concluye con unas palabras del presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy:

«Yo mismo siempre he tenido la sensación de que una de las mayores carencias de los americanos de este país [...] es el desconocimiento de la influencia, la exploración y el desarrollo españoles bajo los que vivió el suroeste de Estados Unidos durante el siglo XVI. Por desgracia, son demasiados los americanos que creen que América fue descubierta en 1620, cuando los primeros colonos llegaron a mi propio estado, y se olvidan de la formidable aventura que tuvo lugar durante el siglo XVI y principios del XVII en el sur y suroeste de los Estados Unidos».

9. El «Spanish Revival» del siglo XIX: hasta la Giralda se copió a lo largo y ancho del país

Una de las secciones de la exposición hace referencia a la arquitectura, el urbanismo y el territorio. Se hace eco del «Spanish Revival» que en las últimas décadas del siglo XIX se vivió en estados como California, Nuevo México, Texas o Florida «que buscaron una identidad propia mediante la recuperación de su herencia hispana».


La Giralda de Kansas City, en el estado de Missouri

«Proliferaron edificios basados en las características locales de la arquitectura colonial española [...] Surgen así multitud de obras arquitectónicas inspiradas en todo lo español, y edificios icónicos como la Universidad de Alcalá de Henares y, sobre todo, la Giralda son imitados a lo largo y ancho del país».

Copias del edificio emblemático de Sevilla encontramos en Nueva York, Kansas City o Chicago.

10. La desconocida historia de éxito empresarial de Rafael Gustavino, el español que puso el techo a Nueva York

En la exposición tendremos constancia de una historia empresarial de éxito en EE.UU., la del empresario valenciano Rafael Guastavino Moreno (1842-1908) quien emigró a EE.UU. en 1881 y quien montó un imperio de la construcción, de costa a costa, con la idea de trasladar al territorio estadounidense la bóveda tabicada o catalana, «un sistema constructivo tradicional español que patentó y desarrolló».


City Hall, estación fantasma del Metro de Nueva York

Así explica un cartel de la exposición la hazaña empresarial: «Gracias a las ventajas del sistema (económico, ligero y resistente al fuego), su empresa, presidida primero por él y luego por su hijo hasta 1962, llevó a cabo, en asociación con los mejores arquitectos de Estados Unidos, la construcción de cerca de un millar de edificios a lo largo y ancho de los Estados Unidos; entre ellos, más de 200 en Nueva York, algunos tan emblemáticos como la estación Grand Central, la Catedral de St. John the Divine, el Ayuntamiento, el centro de acogida de inmigrantes de Ellis Island o la oficina de la Reserva Federal».


abc.es 26/07/2014