Un hermoso diamante puro incoloro tallado en forma de pera de 101,73 quilates, el más grande en su categoría,
se han vendido 26,7 millones de dólares (20,7 millones de euros) en la última jornada de las subastas de primavera de la firma Christie’s en Ginebra.



Esta se convirtió en la primera gran compra de la compañía de diamantes Harry Winston,
desde que fue adquirida por el Grupo suizo Swatch en un operación que alcanzó el millar de dólares.
El comprador es la joyería estadounidense Harry Winston, comprada recientemente por el relojero suizo Swatch Group.

“Veintitrés millones de francos suizos (23,5 millones de dólares). Ultima chance. 23 millones, ¡vendido!”,
exclamó el subastador François Curiel ante unas 150 personas en un hotel de lujo de Ginebra.

Sin embargo, pocos días antes del remate, la casa de subastas había dicho que esperaba alcanzar la suma récord de 30 millones de dólares.
Extraído en la mina de Jwaheng, en Botswana, el diamante pesaba antes de ser tallado 236 quilates,
había indicado Jean-Marc Lunel, director de la sección joyería de Christie’s Suisse. Al cabo de 21 meses de trabajo,
lo redujo a su peso actual, tallándolo en forma de una pera de 4,1 cm de largo por 2,5 de ancho.