En gustos alimenticios no hay nada escrito, pero hay comidas que la gente ama u odia y entre ellas se encuentra la mayonesa. Si te preguntabas por qué tanta gente detesta la mayonesa, te contamos que hay una razón científica detrás.

Científicos afirman que el disgusto de algunas personas por la mayonesa proviene de un instinto evolutivo por protegernos de peligros, que genera así una aversión a ciertos tipos de comidas en base a respuestas sensoriales. Te contamos de qué se trata tan interesante teoría.

Científicos nos cuentan por qué detestas la mayonesa

Está en sandwiches, ensaladas y todo tipo de preparaciones. De color amarillo y textura viscosa, la mayonesa se come en diferentes culturas y tal como hay personas que la adoran otros no soportan este alimento hecho con huevos.

Paul Rozin, psicólogo de la Universidad de Pensilvania cree que la explicación detrás de la poca popularidad de la mayonesa en alrededor del 20 % de las personas se debe a factores relacionados a la evolución humana.

Nuestros antepasados vivían en riesgo de morir si comían algo venenoso o contaminado, por eso el cuerpo desarrolló aversiones para advertirles sobre las cosas que podían enfermarlos y que llegan de manera sensorial.

Rozin cree que el olor, apariencia y textura viscosa de la mayonesa provoca que ciertas personas relacionan este alimento con desechos corporales que podrían cargar enfermedades, por lo que su sola presencia les genera una sensación de disgusto.

El experto explica que quienes tienen aversión a la mayonesa, diferente a las personas que simplemente no les gusta su sabor, tienden a asociar inconscientemente a este alimento con algo que podría contaminar otras comidas o ser fuente de contagio de enfermedades.

Hay excepciones, claro


William Ian Miller, quien ha dedicado parte de su carrera a estudiar estos fenómenos, cree que si se logra traspasar ese disgusto visual a la mayonesa el hecho de que su temperatura sea generalmente ambiente, ni fría ni caliente, le hace diferente a otras comidas de apariencia y textura similar, como por ejemplo el helado de vainilla.

La mayonesa se come en una tremenda cantidad de países y su popularidad entre las personas también puede deberse a algo cultural. Si se crece en un lugar donde este alimento en base a yemas de huevos se usa mucho, la gente aprende a comerlo y no asociarlo a algo que les provoque disgusto.

Si eres de los que se enoja al ver esta sustancia amarilla y viscosa en tu sándwich, no estás solo ni eres caprichoso, la naturaleza es culpable de la aversión a la mayonesa, un alimento que la gente ama u odio pero que no deja a nadie indiferente.

vix.com / Isabel Valenzuela

¿Detestas la mayonesa? La ciencia sabe por qué