El objeto, situado a solo 1.000 años luz de distancia, cuenta con dos estrellas compañeras visibles a simple vista desde el hemisferio sur de planeta.


ESO/L. Calçada

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto, utilizando el Espectrógrafo óptico FEROS del telescopio MPG / ESO de 2,2 m en el Observatorio La Silla de ESO, el agujero negro más cercano a nuestro sistema solar. Está a tan “solo” 1.000 años luz de la Tierra en la constelación de Telescopium. Tiene una masa al menos cuatro veces mayor que la del Sol y unos 25 o 30 kilómetros de diámetro. La región forma parte de un sistema estelar triple observable a simple vista.

Los astrónomos esperan que la Vía Láctea albergue entre 100 millones y 1.000 millones de agujeros negros con masas entre unas pocas y 100 veces las del sol. Pero la mayoría de esos agujeros negros son invisibles. "Si está solo sin un compañero, nunca lo encontrarás", comenta el astrofísico Thomas Rivinius, del Observatorio Europeo Austral en Santiago, Chile.

Las pocas docenas de pequeños agujeros negros que se han visto hasta ahora interactúan violentamente con su entorno, engullendo gas de una estrella compañera y calentando el gas hasta que emite rayos X. El anterior agujero negro más cercano conocido es V616 Mon y emite rayos X desde unos 3.200 años luz de distancia.

“Debe haber cientos de millones de agujeros negros por ahí, pero sabemos de muy pocos. Saber qué buscar debería ponernos en una mejor posición para encontrarlos ”, continúa Rivinius.

Ahora, el nuevo agujero negro más cercano a nosotros ha sido bautizado como HR 6819 y, a pesar de que es invisible, parece tener dos compañeros: una estrella que el agujero negro orbita cada 40 días y más caliente que el sol y una estrella masiva y distante que gira tan rápido que está casi rompiéndose. Su descubrimiento ha sido fortuito. Rastreando lo que anteriormente se creía un sistema binario, HR 6819, descubrieron que las dos estrellas de secuencia principal parecían estar torcidas. El análisis de las órbitas evidenció que no había dos, sino tres objetos que bailaban en órbita. Como el tercer objeto era invisible, solo podía ser un agujero negro,ya que ningún otro objeto crearía un sistema sin emitir luz. Es muy pequeño y silencioso y el primer agujero negro que localizamos con dos compañeros estelares visibles a simple vista.

No es la primera vez que buscando estrellas que actúan de manera extraña hemos acabado encontrando agujeros negros, pero cada uno de esos sistemas que detectamos nos da más pistas que pueden ayudarnos a resolver misterios aún más grandes sobre el universo. Por ejemplo, observar de qué manera tres cuerpos interactúan en un sistema que contiene un agujero negro podría ser importante para comprender cómo los sistemas de múltiples cuerpos provocan colisiones de agujeros negros o estrellas de neutrones que generan ondas gravitacionales.

Este sistema también tiene el potencial de explicar otros sistemas triples que conocemos, entre ellos LB-1, ubicado a 2.300 años luz de distancia de la Tierra. LB-1 parece tener una pequeña estrella que orbita un agujero negro muy grande. Pero el agujero negro es demasiado grande para haberse formado a partir de una supernova. Gracias a este descubrimiento y lo que está por venir, podríamos identificar su origen.

"Nos dimos cuenta de que otro sistema, llamado LB-1, también puede ser triple, aunque necesitaríamos más observaciones para asegurarnos", comentó Marianne Heida, becaria postdoctoral en ESO y coautora del artículo que recoge la revista Astronomy & Astrophysics. "LB-1 está un poco más lejos de la Tierra, pero todavía está bastante cerca en términos astronómicos, lo que significa que probablemente existan muchos más de estos sistemas. Al encontrarlos y estudiarlos podemos aprender mucho sobre la formación y evolución de esas estrellas raras que comienzan sus vidas con más de aproximadamente ocho veces la masa del Sol y terminan en una explosión de supernova que deja un agujero negro ".

Es posible que tanto HR 6819 como LB-1 sean más comunes de lo que parecen.

Si quieres observar las estrellas de este sistema triple, se encuentran en el hemisferio sur, en la constelación de Telescopium y son visibles a simple vista en zonas de baja contaminación lumínica.

Referencia: "A naked-eye triple system with a nonaccreting black hole in the inner binary", Astronomy & Astrophysics (2020). DOI: 10.1051/0004-6361/202038020

muyinteresante.es / Sarah Romero, 07 mayo 2020

Detectan el agujero negro más cercano a la Tierra