¿Conocéis esa sensación de ver una película que nos gusta mucho varias veces y descubrir algo nuevo en cada una de ellas?

Pues a los astrónomos les pasa algo similar con el Universo; pues cuando revisan con sus telescopios el lejano espacio que nos rodea a menudo descubren nuevos objetos que siempre estuvieron ahí, pero se escondieron a nuestra vista a falta de una tecnología adecuada para localizarlos.

Un gran ejemplo es el que os contamos hoy, pues gracias al telescopio Subaru, situado en Hawai, se ha conseguido localizar una nueva galaxia satélite, cuyo descubrimiento supone una gran noticia para los astrónomos, ya que sirve para corroborar que la teoría más aceptada sobre la materia oscura podría ser cierta.

Virgo I, la nueva galaxia enana que jugaba al escondite con los astrónomos


Poco a poco, con las nuevas tecnologías de observación, los astrónomos han descubierto un total de cincuenta galaxias girando en torno a la nuestra, a modo de satélites.

Es una cifra suficientemente alta como para aceptar que no tenga por qué haber más, pero lo cierto es que si nos centramos en lo que conocemos sobre la materia oscura y su contribución a la formación de las galaxias, debería haber muchísimas más, por lo que, una de dos: o los científicos están equivocados sobre la materia oscura o aún quedan muchas galaxias allá fuera, jugando al escondite con nosotros.

Esta es una pregunta que se han hecho los científicos durante muchos años, pero gracias al descubrimiento de Virgo I, llamada así con motivo de su orientación en torno a la constelación, todo podría decantarse havia la segunda opción, ya que esta galaxia enana es tan débil que no habría podido descubrirse de no ser por el HSC, una nueva tecnología adherida al telescopio Subaru que tiene la capacidad de localizar cúmulos estelares y enfocarlos de forma muy efectiva, con el fin de determinar si esconden entre ellos una galaxia.

Virgo I tiene 248 años luz de ancho y se encuentra a 280.000 años luz del Sol, pero no había podido detectarse hasta ahora debido a que su brillo tiene una magnitud absoluta de -0.8, muy por debajo de los -8 que se habían localizado como máximo en el pasado.

¿En qué puede ayudar a la ciencia el descubrimiento de la galaxia Virgo I?

El descubrimiento de Virgo I es una gran noticia; pues, al confirmar que las teorías sobre la materia oscura son correctas, puede ayudar a conocer mejor cómo se formó nuestra propia galaxia en el pasado.

Además, de nuevo nos hace conscientes de todo lo que se esconde allá fuera. Y si hay galaxias escondidas,¿ por qué no va a haber vida o cualquiera de los muchos objetos que la ciencia busca desde hace tanto tiempo? Aún nos quedan muchas sorpresas por descubrir.

omicrono.com / Azucena Martin 22/11/16

Galaxia Virgo I, la confirmación de las teorías sobre materia oscura