Un nuevo estudio informa del hallazgo de fósiles de 3 individuos que vivieron hace unos sesenta y siete mil años, y da pistas sobre la especiación y ocupación de diferentes especies de Homo en el sudeste asiático.


Últimamente, los hallazgos en paleontología han hecho que tengamos que reescribir nuestra propia historia, cada vez con más frecuencia.

El último descubrimiento de una nueva especie de Homo se ha producido en Filipinas, donde un equipo de científicos ha hallado restos del Homo luzonensis, tal como publica la revista Nature, en la isla de Luzon, a donde debe su nombre.

Aunque fueron hallados en 2007, años de estudio han logrado concluir que se tratan de los restos de una especie humana, hasta ahora, desconocida. Los fósiles encontrados tienen una antigüedad de sesenta y siete mil años, durante el Pleistoceno tardío, y suponen el mayor hito en el conocimiento de la especie humana jamás hallado en el sudeste asiático.

Un homínido ‘bajito’

Los investigadores descubrieron los restos de al menos dos adultos y un niño dentro de los mismos yacimientos arqueológicos. En concreto, huesos de los dedos de joven y mayor, dientes y también el fémur de un menor.

El profesor Philip Piper, de la Universidad Nacional de Austria, describe las características de estos huesos como muy particulares; por ejemplo, sabemos que los dientes son muy pequeños: “El tamaño de los dientes suele reflejar el tamaño corporal de un mamífero, por lo que creemos que probablemente el Homo luzonensis fue, relativamente bajo. Aunque, para determinar su talla exacta, necesitaríamos encontrar algunos elementos esqueléticos más, para medir el cuerpo con mayor precisión”, concreta.

El 'Homo luzonensis' presenta características en común con el 'Homo floresiensis', el 'Australopitecus' y el 'Homo sapiens'.

De hecho, como también se describe en el trabajo, el Homo luzonensis comparte algunas características únicas con el famoso Homo floresiensis, apodado "el hobbit", descubierto precisamente en la isla de Flores, al sureste del archipiélago filipino.

En cuanto a las extremidades, al parecer, son muy parecidas a los de los Australopitecus. Los Australopitecus caminaron por la tierra en África por última vez hace unos dos millones de años y se consideran los antepasados del grupo Homo, entre los que se incluyen los humanos modernos (Homo sapiens).

Por tanto, la pregunta es si algunas de estas características evolucionaron como adaptaciones a la vida de la isla, o si son rasgos anatómicos transmitidos al Homo luzonensis de sus antepasados durante los dos millones de años anteriores.


Localización de la cueva del Callao, en Filipinas./Nature.

Pero los restos hallados no solo eran humanos. Las excavaciones en torno a la cueva del Callao (la zona donde se ha producido el descubrimiento) sugieren que la presencia de un rinoceronte y también herramientas de piedra, con una antigüedad de unos setenta mil años.

Aunque todavía hay muchas preguntas sobre los orígenes del Homo luzonensis y su longevidad en la isla de Luzón, las recientes excavaciones cerca de la cueva del Callao produjeron evidencias de un rinoceronte y herramientas de piedra sacrificados que datan de hace unos setecientos mil años.

Los antiguos homínidos podrían haber habitado muchas de las grandes islas del sudeste asiático.


El archipiélgado de Filipinas podría haber facilitado la especiación

Con todo, las características del archipiélago donde se ha producido el hallazgo nos pueden ayudar a hacer una pequeña reconstrucción: Filipinas está formada por un grupo de islas grandes que se han separado lo suficiente como para haber facilitado potencialmente la especiación del archipiélago. Los científicos creen que es solo cuestión de tiempo encontrar allí más variedad de especies de homínidos.

Además, en la isla de Sulawesi se encontraron herramientas de piedra que datan de hace unos veinte mil años, lo que sugiere que los antiguos homínidos podrían haber habitado muchas de las grandes islas del sudeste asiático.

muyinteresante.es / Laura Marcos, abril 2019

Descubren restos de una nueva especie humana en Filipinas: el ‘Homo Luzonensis’