Cuando ya han pasado más de 24 años desde su lanzamiento, el Hubble sigue mostrando que su capacidad de observación es encomiable convirtiéndose posiblemente en uno de los instrumentos científicos más valiosos que poseemos en la actualidad. Y precisamente esa agudeza visual ha permitido descubrir la lente gravitacional más lejana conocida, una monstruosa galaxia elíptica situada a nada menos que 9.600 millones de años luz de nosotros, rompiendo así el récord anterior en 200 millones de años luz.



Cuando un objeto masivo sé sitúa frente a otro, su capacidad para curvar el espacio distorsiona la luz que nos llega desde detrás de él, aumentándola y permitiéndonos ver con detalle estos objetos que, de otra manera, permanecerían ocultos a nuestros estudios.

Pero en esta ocasión, esta “galaxia muy muy lejana” nos muestra otra pequeña galaxia espiral, situada a 10.700 millones de años luz en la que se puede observar un rápido estallido de formación estelar, abriéndonos así una ventana a este proceso y a la evolución de las galaxias cuando el Universo tenía apenas 3.000 millones de años de edad.

“Cuando nos fijamos hace más de 9.000 millones años, en los inicios del Universo, no esperas encontrar este tipo de lente galaxia-galaxia en absoluto”, explicó el investigador principal Kim-Vy H. Tran de la Texas A & M University.”Es muy difícil ver un alineamiento entre dos galaxias en el universo primitivo”

“Conocemos la existencia de cientos de galaxias lentes, pero casi todas ellas están relativamente cerca, en términos cósmicos” señalan Kenneth Wong y Sherry Suyu de la Academia Sinica Institute of Astronomy & Astrophysics (ASIAA) en Taipei.

“Encontrar un lente de lugares tan lejanos como éste es un descubrimiento muy especial, ya que podemos aprender sobre el contenido de materia oscura de las galaxias en el pasado distante. Al comparar nuestro análisis de esta galaxia-lente con las lentes más cercanas, podemos empezar a entender cómo ese contenido de materia oscura ha evolucionado con el tiempo”.

Sin embargo, aunque esta galaxia-lente es muy masiva no lo es tanto como muchas de las galaxias actuales. Por ejemplo, calculan que nuestra galaxia, la Vía Láctea, es de tres a cuatro veces más masiva que está lejana galaxia elíptica.

Hay que recordar que un estudio reciente parece señalar que la mayor parte de la masa de la Vía Láctea es en realidad materia oscura. Sin embargo, esta galaxia-lente parece estar “baja de peso” en términos de contenido de materia oscura.

“La inusualmente pequeña cantidad de materia oscura en este galaxia-lente masiva elíptica es muy sorprendente”, señalo Suyu indicando a la vez que en otras galaxias elípticas más cercanas la cantidad de materia oscura es mucho mayor y que la cantidad de estrellas presentes en ellas parece ser igualmente diferente en esta galaxia-lente tan distante.

El trabajo ha sido publicado en The Astrophysical Journal Letters.

espacioprofundo.es 01/08/14