Europa, la luna helada de Júpiter, aparece así de impresionante en una captura de alta resolución proporcionada por la sonda espacial Galileo. La imagen ha sido tratada y procesada en color. (NASA)

Recientes experimentos realizados por el Jet Propulsion Laboratory de la NASA sugieren que el material oscuro que recubre las características vetas que recorren como fisuras la luna de Júpiter Europa, es sal del mar, probablemente de un océano subterráneo, descolorida por la exposición a la radiación.

La presencia de sal del mar en la superficie de Europa sugiere que el océano está interactuando con su fondo marino rocoso, una consideración importante en la determinación de si la luna helada podría sustentar vida, según han indicado los científicos.

El trabajo, que ha sido publicado en Geophysical Research Letters, se ha centrado en "preguntas que se pueden responder, como si Europa es habitable", ha explicado uno de sus autores, Curt Niebur. "Una vez que tengamos esas respuestas, podemos hacer frente a la gran pregunta sobre la vida en el océano bajo capa de hielo de Europa", ha apuntado.

Durante más de una década, los científicos se han preguntado acerca de la naturaleza de la materia oscura que se puede observar sobre la superficie de Europa y que semeja fracturas lineales.

Su asociación con terrenos jóvenes sugiere que el material ha entrado en erupción desde el interior de Europa, pero con escasos datos disponibles, la composición química del material ha seguido siendo difícil de conocer.

Una certeza es que Europa está bañada en radiación, creada por el poderoso campo magnético de Júpiter. Los electrones e iones chocan contra la superficie de la luna con la intensidad de un acelerador de partículas. Teorías propuestas para explicar la naturaleza del material oscuro incluyen esta radiación como parte del proceso probable que la crea, informa la NASA en un comunicado

Simulación desde la Tierra

Para identificar el material oscuro, los científicos crearon un parche que simulaba la superficie de Europa en un aparato de prueba de laboratorio para probar posibles sustancias candidatas. "Las simulaciones imitan las condiciones de la superficie de Europa en términos de temperatura, presión y exposición a la radiación. Los espectros de estos materiales pueden ser comparados con los recogidos por misiones espaciales y telescopios", ha apuntado el autor.

Para esta investigación en particular, los científicos probaron muestras de sal común —cloruro de sodio— junto con mezclas de sal y agua, en su cámara de vacío a temperatura de la superficie fría de Europa, a -173ºC. Luego bombardearon las muestras saladas con un haz de electrones para simular la intensa radiación en la superficie de la luna.

Tras unas pocas decenas de horas de exposición a este duro ambiente, que se corresponde con el tiempo de un siglo en Europa, las muestras de sal, que eran inicialmente blancas, se volvieron de un color pardo amarillento similares a las que existen en el satélite. Los investigadores encontraron que el color de estas muestras, medida en sus espectros, mostraban un gran parecido con el color dentro de las fracturas de Europa que fueron fotografiadas por la misión Galileo de la NASA.

Además, los expertos precisan que, cuanto más tiempo fueron expuestas las muestras a la radiación, más oscuro es el color resultante. Los científicos piensan que este tipo de variación de color se podría utilizar para ayudar a determinar las edades y características geológicas y materiales expulsadas de cualquier penacho existente en Europa.


20minutos.es 13/05/15

Descubren la composición de las características vetas de la luna Europa: sal marina radiactiva