Cómo murió Lucy, el conocidísimo antecesor humano de la especie Australopithecus afarensis, era toda una incógnita.


Como posiblemente recordaréis, “Lucy” fue un esqueleto de homínido encontrado por un equipo de paleontólogos en Etiopía el pasado año 1974. Pocos años después, estos investigadores se dieron cuenta de lo que habían descubierto: Lucy era el “eslabón perdido” que demostraba la relación entre primates y seres humanos, pues vivió hace 3,2 millones de años en la Tierra.

Lucy era una hembra de apenas 1,1 m de altura, pero los datos indican que ya podía caminar sobre dos piernas, e incluso podía trepar. Sin embargo, por lo visto su especie aún no era demasiado habilidosa, y según un reciente estudio publicado por la Universidad de Texas en la prestigiosa Nature, eso fue lo que la mató: Lucy murió por caer de un árbol.

Cómo murió Lucy, un misterio resuelto


Los Australopithecus afarensis eran una especie de “transición”, el paso necesario entre nuestros primeros ancestros primates y la especie “Homo”, hasta llegar al actual Homo sapiens. Dicha especie se encontraba en periodo de adaptación para poder caminar sobre dos piernas, y también trepar a los árboles. Evidentemente esto tiene sus riesgos, como sufrir una caída.

Y precisamente eso parece ser lo que acabó con la vida de Lucy. Y es que, según los investigadores, los huesos fosilizados de Lucy tienen diversas marcas de fracturas similares a las causadas en un accidente de tráfico, o por la caída desde cierta altura. Lucy no disponía de vehículo, así que evidentemente la segunda opción es más factible.

Las marcas de la muerte de Lucy, la Australopithecus

Así pues, John Kappelman y su equipo estudiaron los restos de Lucy (cráneo, mano, esqueleto axial, pelvis y pies) y, mediante la técnica de tomografía computarizada, compararon el esqueleto de este ancestro humano con casos documentados de muertes actuales por posibles caídas.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

Se sospechaba que la caída había sido de un árbol bastante alto, pero cabe destacar que las fracturas de los brazos de Lucy también sugieren que ella intentó detener dicha caída, lo cual indica que fue precisamente la caída la que acabo con su vida (y que estaba viva mientras caída). Por lo que se pueden descartar otras causas de muerte, como un ataque al corazón por ejemplo.

Además, Lucy murió relativamente joven, aunque no era una niña: Poseía todos sus dientes permanentes (incluida la muela del juicio), pero su especie crecía más rápido que la nuestra. Por tanto, se sospecha que tendría alrededor de 15 años de edad, lo que vendría a ser un adulto joven en su especie.

Si Lucy podía caminar, ¿por qué trepaba a los árboles?


A pesar de que Lucy y nuestros otros ancestros de aquella época se levantaban sobre dos piernas, los árboles seguían siendo un refugio necesario. Los Australopithecus, por desgracia, tenían un pie más evolucionado para caminar por el suelo que para trepar, lo que habría disminuido su capacidad para trepar con la agilidad de los actuales chimpancés (aunque estos también se caen alguna que otra vez).

Sin embargo, a pesar de poder caminar mucho mejor que trepar, los árboles eran el refugio perfecto contra los depredadores; algo muy similar a lo que hacen hoy en día los chimpancés y los gorilas. Eso significaría que Lucy y sus compañeros dormían de noche en los árboles, y por la mañana bajaban a buscar comida.

Según los datos que manejan los investigadores, realmente el primer “humano” que caminaba adecuadamente sobre dos piernas habría sido los Homo erectus. Aunque, como ya habréis notado, que caminemos sobre dos piernas no implica que no busquemos igualmente alimento en los árboles, igual que han hecho todos nuestros ancestros desde hace millones de años.

omicrono.com / Roberto Mendez 30 agosto 2016

Descubren como murió Lucy, el primer antecesor humano