Desde el departamento de ‘cosas del futuro’ hoy nos llega la noticia de que en la Universidad de California han conseguido un pequeño avance en el camino de convertir a los seres humanos en pilas eléctricas, al menos usando el sudor generado durante el ejercicio.


Inicialmente desarrollaron unos parches adhesivos para monitorizar la actividad física en deportistas profesionales midiendo el nivel de ácido láctico disuelto en el sudor. A más esfuerzo físico, más ácido láctico. El caso es que avanzando en la metodología de cuantificación decidieron incorporar una enzima que le absorbe los electrones al lactato, obteniendo así una mínima pero mesurable cantidad de energía eléctrica.

Durante las fases previas han logrado generar un máximo de 70 microvatios por centímetro cuadrado con una sola persona. Una cifra bastante ridícula si se compara con lo necesario para recargar cualquier gadget actual -para hacernos una idea, el stand by de muchos gadgets está al nivel de decenas de milivatios-. Pero si combinamos los posibles avances para mejorar la eficiencia de este sistema junto con la reducción de consumo de los futuros dispositivos wearables, que muchos expertos pronostican para el futuro, esta tecnología podría tener algo que decir.

Uno de los responsables del proyecto, la profesora Wenzhao Jia ha asegurado:

“Por el momento la energía no es muy alta. Pero estamos trabajando para mejorarla y que pueda cargar pequeños dispositivos electrónicos. Las biobaterías ofrecen algunas ventajas, se recargan fácilmente, son más seguras ya que no hay riesgo de que exploten o filtren químicos tóxicos, además de que usan una fuente renovable de energía, tú”.

Ahora solo nos queda rezar para que los gimnasios no terminen convirtiéndose en las factorías de energía eléctrica humana de Matrix.

YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

20minutos.es 18/08/14