Siempre se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, pero en algunos casos es mucho más que eso, en algunos casos los perros son un miembro más de la familia. Afortunadamente, gracias a avances en el área de la veterinaria, mejoras en los alimentos para perros y otros factores, nuestros compañeros caninos cada vez viven vidas más largas. Sin embargo, quienes tienen o han tenido mascotas mayores saben que, más allá del deterioro físico, hay otros problemas que los aquejan a medida que envejecen.


Los primeros síntomas

¿Has notado cambios en el comportamiento de tu perro? Quizás ya no te hace caso como antes y se pasa el día durmiendo. Si tu mascota supera los 7 años, es probable que estos cambios en su forma de ser no se deban a la holgazanería o la desobediencia: podría tratarse de un caso de demencia canina.

Al igual que sucede con las personas, a medida que envejecen los perros pueden sufrir trastornos cognitivos que suelen reflejarse en su comportamiento. Pueden olvidarse de mucho de lo que aprendieron y no responder a órdenes como lo hacían antes, quizás no te reconoce de la misma manera o lo encuentras desorientado por los pasillos. Todas estas son manifestaciones comunes de la demencia canina.

Otras de las posibles manifestaciones incluyen:

• Ansiedad
• Irritabilidad
• Pérdida de apetito
• Incontinencia urinaria
• Cambios en el ciclo del sueño

La importancia de un diagnóstico temprano

Los expertos calculan que el 28 % de los perros de entre 11 y 12 años y el 68 % de los de entre 15 y 16 años padecen síndrome de disfunsión cognitiva canina. El avance de este síndrome puede ser muy rápido, en un estudio reciente detectaron que en el 24 % de los casos considerados, los síntomas pasaron de suaves a moderados en unos 6 meses, mucho más rápido que el progreso en los humanos.

Sin embargo, cuanto antes se detecte este problema, más posibilidades hay de poder hacer algo al respecto. Aunque por el momento no existe una cura, sí se puede enlentecer el avance de la enfermedad y proporcionar una mejor calidad de vida a nuestras mascotas.

Es importante que el perro siga siendo estimulado, con juegos y ejercicios, y viva en un entorno saludable. Además, existen algunos medicamentos que pueden usarse para tratar este síndrome e incluso pueden indicarse algunos cambios en la dieta para contribuir al tratamiento.

Cualquiera sea el caso, siempre es importante cuidar a nuestras mascotas y estar atentos a posibles síntomas que puedan surgir con el tiempo.

batanga.com / Maria Dabezies 12/10/15


Demencia canina: Todo lo que necesitas saber sobre el síndrome de disfunsión cognitiva en los perros