Se dice que Kardashian ya planea su boda con Kanye West, le encantaría ir al altar
enfundada en un vestido de piedras preciosas



Kim Kardashian -que lleva ocho meses de relación con el rapero Kanye West,
con quien acaba de volver de un viaje italiano para celebrar su 32 cumpleaños-
está empezando a pensar en su nueva boda, en la que podría gastarse 20 millones de dólares.

El enlace tendrá lugar tan pronto como se haga efectivo su divorcio con el jugador de baloncesto, Kris Humphries,
con quien estuvo casada durante 72 días a finales de 2011. Así lo asegura la revista OK!,
que añade que Kim ya podría estar en contacto con organizadores de boda.

"Kim está pensando en los servicios de David Tutera, quien ha trabajado con Jennifer Lopez,
Jewel o Barbara Walters", señaló la fuente.

Kardashian estaría también pensando en que o bien su amiga Beyoncé o bien Céline Dion pudieran actuar en el enlace.
Además, reconoció que le encantaría ir al altar enfundada en un vestido de piedras preciosas.

"La cantante favorita de Kim siempre ha sido Céline Dion, y ya tiene a gente calculando el precio;
normalmente, una actuación privada ronda los 6 millones de dólares. También están considerando con fuerza a Beyoncé,
que igualmente estará ahí. Sobre el vestido de Kim, tendrá perlas reales y diamantes blancos,
como el [vestido] que diseñó Yumi Katsura, valorado en 8.5 millones de dólares", añadió.