...Los músculos son parte tan importante de nuestro cuerpo que, sin ellos, no podríamos vivir. Los latidos cardiacos dependen de estos y la respiración también. ¿Sabes de qué están hechos los músculos? Hoy vamos a contarte todo sobre los músculos, que componen el 40% de nuestro cuerpo.


Constitución de los músculos

El cuerpo humano tiene más de 650 músculos, que son los encargados de mantener la posición del cuerpo, desplazamiento y movimiento de órganos.

Los músculos están hechos de un tejido elástico compuesto de diferentes fibras, las cuales son muy pequeñas. Estas fibras musculares miden aproximadamente 40 milímetros y, a la vez, tienen en su interior pequeñas hebras de fibras. Qué un músculo sea más o menos fuerte, depende de la cantidad de fibras que lo compongan.

Los músculos están dentro de la llamada fascia, una red de tejidos conectivos que recorre el cuerpo. Dentro de la fascia, el tejido muscular está rodeado por el epimisio, una pequeña capa de fibras elásticas. Los músculos, ya sea en forma individual o en grupos, están cubiertos por el perimisio, una lámina de tejido conectivo.

Las células que componen el músculo no varían en estructura al resto de las células del cuerpo, pero las fibras musculares sí tienen diferencias. Cada músculo está especializado para una función y puede dividirse en tres tipos.

Tipos de músculos


(De iz. a der.: músculo cardíaco, músculo esquelético, músculo liso)

Entonces, como mencionamos, en nuestro cuerpo hay tres clases de músculos:

Músculos cardiacos: son los músculos más importantes, ya que están encargados de hacer que nuestro corazón pueda latir, mediante los movimientos de contracción y dilatación, haciendo que salga y entre sangre respectivamente. Su estructura es similar a la de los músculos esqueléticos, pero su funcionamiento es inconsciente y no depende de la persona, tal como ocurre con los músculos lisos.

Músculos esqueléticos: mueven las extremidades y las partes externas del cuerpo, dándole su forma. Su nombre se debe a que cubren el esqueleto y son capaces de controlar desde movimientos grandes como el caminar o mover un brazo a otros pequeños como las expresiones faciales y movimientos de la lengua. Asimismo, estos músculos tienen la función de generar calor a medida que se mueven.

Músculos lisos: esta variedad de músculos cubren nuestros órganos y otras estructuras. Sus movimientos son inconscientes. Por ejemplo, controlan nuestra vejiga, contracciones intestinales y la forma en que abrimos o cerramos las pupilas para ajustarnos a la luz. Los músculos lisos también cubren los bronquios y, el sistema que hace que los vellos del la piel se levanten. Además, durante el parto son responsables de las contracciones uterinas.

Los músculos son más complejos de lo que creíamos y, su funcionamiento correcto, permite que vivamos de forma saludable. Uno o más músculos dañados, pueden enfermarnos gravemente e incluso significar la muerte.


Ojocientífico.com 07/06/14