El grifo era un antiquísimo animal mitológico que ya aparecía referenciado en algunas esculturas y dibujos de hace unos 3.500 años en Babilonia.

Muchas fueron las culturas que sintieron auténtica fascinación por esta criatura, con cuerpo de león y cabeza de águila, siendo múltiples las representaciones que de ella se hicieron; entre ellas para decorar la salida del agua en las antiguas fuentes, surtidores…

Esto fue lo que dio lugar a que, con el tiempo, a esa parte del caño por la que manaba el agua se le llamase como a la criatura mitológica: grifo y de ahí pasó, en el lenguaje popular, a las llaves de paso cuando éstas comenzaron a ser instaladas para regular la salida de agua.

Cabe destacar que la palabra grifo, como referencia al animal mitológico descrito más arriba, quedó asociada para llamar así (aunque erróneamente) a otras criaturas mitológicas, aunque no tuvieran nada que ver las unas con las otras.


20minutos.es / Por Alfred López 26 de enero de 2015

¿De donde surge llamar grifo a la llave de paso del agua?