Utilizamos la expresión ‘estar mal de la chaveta’ para referirnos a alguien que está loco o no anda en su sano juicio.


Muchas son las personas que utilizan el término ‘chaveta’ como sinónimo de cabeza, aunque en realidad ambos vocablos no tienen nada que ver el uno con el otro (chaveta proviene del italiano ciavetta –llave pequeña, llavecita-).

Una chaveta es una clavija, pasador o pieza (también llamada llave) usada, entre las muchas utilidades que tiene, para poner como tope introduciéndola por un agujero o engranaje (por ejemplo en la barra de una sombrilla para que ésta no se cierre).


Hoy en día muchos son los mecanismos y máquinas donde se colocan las chavetas para su perfecto funcionamiento, aunque debemos tener en cuenta que su utilización es antiquísima, además de que en el pasado su uso era muchísimo mayor e incluso más necesario. Si por algún motivo alguno de esos pasadores/piezas se rompía provocaba que funcionasen mal o se desarmasen.

Ese contratiempo es lo que provocó que se hiciera un paralelismo entre el caos ocasionado tras estropearse, romperse o estar mal una chaveta (y por tanto no funcionaba bien el mecanismo) y el hecho de que alguien había perdido el juicio y algo no le funcionaba bien en la cabeza, surgiendo un sinfín de expresiones para referirse a ello: estar mal de la chaveta, perder la chaveta, andar mal de la chaveta, estar tocado de la chaveta, estar chaveta…


20minutos.es / Por Alfred López 25 de septiembre de 2015

¿De dónde surge la expresión