Como bien sabréis, y tal y como describe el Diccionario de la RAE, la nicotina es un alcaloide líquido, oleaginoso, incoloro y tóxico, contenido en el tabaco, que pasa de amarillo a pardo en contacto con el aire, desprende vapores muy acres y se disuelve fácilmente en agua o alcohol.

El origen de su nombre lo toma del apellido de la persona que introdujo el tabaco por primera vez en Francia: Jean Nicot de Villamain, embajador francés en Lisboa que en 1560 se le ocurrió enviar a Catalina de Medicis (esposa del rey Enrique II) unas semillas de la planta del tabaco, que a partir de entonces pasó a ser conocida como nicotiana.


Grabado de 1876 representando a Jean Nicot


Fue de este modo que, a través de la Corte francesa, en el resto de Europa comenzasen a conocer el tabaco, aunque éste ya había sido traído al Viejo Continente unas décadas antes por los españoles que volvieron de los primeros viajes al Nuevo Mundo tras el descubrimiento de América.

20minutos.es 19/08/14