Suele utilizarse la expresión ‘No solo de pan vive el hombre’ para indicar que los seres humanos tenemos otras muchas necesidades que las meramente alimenticias (muchas veces es dicha como clara referencia al sexo).

Pero la locución no se refiere a necesidades físicas de las personas sino a las espirituales, debido a que la expresión fue tomada de un pasaje del Evangelio (Mateo 4 y Lucas 4) en el que se describe el momento en el que Jesús es llevado al desierto (por el Espíritu Santo en forma de paloma) para ser tentado por el diablo y, tras cuarenta días y noches de ayuno, éste retó al Mesías a que, si realmente era el hijo de Dios –tal y como aseguraba- convirtiera unas piedras en pan.

Es en el versículo de Mateo 4:4 y Lucas 4:4 donde Jesús responde: – Escrito está: ‘No de solo pan vive el hombre, sino de toda palabra o disposición que sale de la boca de Dios’ –

La referencia que (según Mateo y Lucas) hacía Jesús con el ‘escrito está’ era al ‘Deuteronomio’ (o Libro Quinto de Moisés) en donde se puede leer en el capítulo VIII lo siguiente: Él te humilló y te hizo sufrir hambre, pero te sustentó con maná, comida que tú no conocías ni tus padres habían conocido jamás. Lo hizo para enseñarte que no solo de pan vivirá el hombre, sino que el hombre vivirá de toda palabra que sale de la boca del SEÑOR.

20minutos.es / Alfred López 09 de noviembre de 2016

¿De dónde proviene la expresión ‘No sólo de pan vive el hombre’?