Se utiliza el término ‘carca’ para indicar, despectivamente, que una persona es retrograda y de ideas extremadamente conservadoras (aquel al que comúnmente conocemos como ‘facha’).

Algunas personas usan el vocablo carca también para decir a alguien que es un anticuado, decrepito y señalar que está acabado, pero este uso es incorrecto, ya que estas acepciones pertenecen al término ‘carcamal’, que nada tiene que ver con la palabra ‘carca’ y que explicaré su origen etimológico en una próxima ocasión.

El término carca es un apócope de la palabra ‘carcunda’ y que fue ampliamente utilizada a mediados del siglo XIX para referirse a los carlistas, seguidores de Carlos María Isidro de Borbón (hermano de Fernando VII y pretendiente al trono de España) quienes destacaron por la defensa del absolutismo y ser excesivamente conservadores.

Pero el término carcunda no es originariamente española, sino que es un ‘préstamo’ que nos llegó desde la lengua portuguesa (con idéntico significado) y que había sido la palabra con la que nuestro vecinos lusos se referían (alrededor de 1820) a los absolutistas portugueses que se opusieron a la Revolución liberal de Oporto

20minutos.es / Alfred López 02 de septiembre de 2016

¿De dónde proviene el término ‘carca’?